... todo lo que puedas soñar La Alpujarra CASAS SENDEROS RUTAS CULTURA NATURA PUEBLOS La Alpujarra … todo lo que puedas soñar
H I S T O R I A

CARTAGO (500-206 a.C.)

   Los   cartagineses   se   introducen   en   Andalucía      arrebatando   a   los   fenicios   la   ciudad   de   Gadir   - Cádiz-   y   monopolizando   el   comercio   con   Tartesos,   cuyo   estado   es   prácticamente   aniquilado. En   el   año   237   a.C.,   Amílcar   conquista   la   totalidad   del   Sur   de   la   Península   Ibérica,   explotando minas de hierro y plomo en La Alpujarra .
Cartago (Túnez)

ROMA (206 a.C.- 400 d.C.)

   Roma,   con   la   ayuda   de   los   pueblos   íberos expulsa   a   los   cartagineses,   pero   se   apropia de        la        Península        incumpliendo        el compromiso   de   evacuar   las   tropas   -“Roma no   pagaba   a   traidores”,   a   no   ser   que   fueran romanos-.   Desde   el   199   a.C.   se   suceden   las rebeliones    por    parte    de    los    Íberos,    siendo Colca   el   líder   íbero   que   luchó   en   la   Sierra de   la   Contraviesa.   Los   íberos   son   derrotados por los invasores romanos en el año 178 d.C. En    La    Alpujarra ,    el    legado    romano    no    ha sido    muy    investigado.    Se    traduce    en    la construcción   de   la   Vía   Hercúlea   -en   honor   a Hércules   y   construida   cerca   del   mar,   en   el camino     que     supuestamente     recorrió     este personaje    hasta    Gibraltar-,    algunas    ruinas del   poblado   romano   de   Murgis,   otras   en   el Campo     de     Dalías,     y     varios     yacimientos tardo-romanos   en   las   cercanías   de   Órgiva   y Torvizcón . Con   toda   probabilidad,   una   buena   parte   de la    infraestructura    de    regadíos    y    sendas    se cree   que   fueron   construidas   en   ésta   época,   a iniciativa       de       los       mismos       pobladores indígenas   alpujarreños.   Los   romanos   tenían   sus   propias   ciudades   -colonias-   cerca   de   las principales   vías   de   comunicación,   y   en   las   zonas   menos   abruptas   y   más   productivas, mientras    que    el    resto    de    los    núcleos    tenían    unos    estatutos    diferentes.    Las    ciudades indígenas   estipendiarias   eran   generalmente   las   que   después   de   una   resistencia   habían sido   vencidas   por   Roma,   pagaban   un   canon   en   especie   o   tributo,   mantenían   Derecho propio    y    acuñaban    moneda; sus   habitantes,   libres,   poseían en    propiedad    la    tierra.    Las ciudades   indígenas   libres   no dependían     directamente     de Roma   pero   pagaban   tributos. Las   ciudades   libres   federadas, que    fueron    escasas,    poseían gran   autonomía   y   mantenían su              organización              y administración.                      Los habitantes   estaban   exentos   de servir     en     el     ejército,     pero debían    prestar    auxilio    a    la metrópoli   en   caso   de   conflicto bélico.   Las   ciudades   libres   no federadas      gozaban      de      la misma   situación,   pero   no   por   pacto   expreso,   sino   por   concesión.   Finalmente,   estaban   las ciudades   inmunes,   que   se   encontraban   exentas   de   tributos.   Posteriormente,   en   el   año   212, se   concedió   la   ciudadanía   romana   a   todo   el   Imperio   y,   por   tanto,   también   a   Hispania, aunque se siguiera usando el derecho indígena en las zonas rurales. Desde   los   primeros   años   del   primer   milenio,   tiene   lugar   en   el   Sureste   de   la   Península   la cristianización   llevada   a   cabo   por   el   Varón   Apostólico   San   Torcuato,   que   centró   su   labor evangelizadora     en     la     comarca     de     Guadix     -la     romana     Acci,     en     la     que     se     fundó posteriormente   la   primera   diócesis   del   solar   ibérico-,   mientras   San   Tesifón   realizaba   su apostolado   por   la   zona   de   Berja   y   San   Cecilio   en   Granada.   Alguna   leyenda   contradice   la versión   oficial   católica:   si   los   siete   Varones   Apostólicos   estaban   todos   en   el   Sureste   de   la Península,   el   desembarco   del   Apóstol   Santiago,   en   su   hipotético   viaje   a   Hispania,   no   lo realizó en el Norte, sino más bien en La Alpujarra Almeriense por Adra.

BIZANTINOS Y GODOS  (418-711 d.C.)

   Durante   esta   época   en   la   que   el   Imperio   Romano   se   desintegra,   suevos   y visigodos    toman    el    control    de    la    mayor    parte    la    Península    Ibérica.    El Emperador   Justiniano   aprovecha   las   guerras   civiles   entre   visigodos   y toma   el   Sur-Sureste   de   la   Península   Ibérica   durante   casi   doscientos años. La   mayor   parte   de   la   población   hispano-romana   es   ajena   a   las   luchas descaradas    por    el    poder    por    parte    de    los    señores    godos,    que promulgan    una    religión    confusa    e    impone    normas    sociales    muy discriminatorias   para   cristianos   y   judíos.   Uno   de   los   elementos   que     después   identificarían   a   los   musulmanes   de   todo   el   mundo,   como   es el   arco   de   herradura,   fue   puesto   en   práctica   por   los   hispano-romanos. Existen   en   La   Alpujarra    testimonios   arqueológicos   de   este   periodo   en   Trevélez    y   Busquístar . Tanto    en    ésta    época    como    en    el    Islam,    se    demuestra    la    auténtica    personalidad    de    los habitantes de la Península Ibérica: amar la libertad, la tolerancia y la convivencia pacífica.
Presencia bizantina en la Península Ibérica.

EL ISLAM (711- 1570 d.C.)

   La   mayor   parte   de   la   población hispano-romana     acogió     con     los brazos    abiertos    a    los    salvadores que   venían   del   Sur,   liberándolos del   yugo   de   los   opresores   godos. Es   absurdo   imaginar   una   invasión militar:       17.000       hombres       que desembarcaron     con     Tarik     para dominar    por    la    fuerza    a    varios millones      de      hispano-romanos; hay    que    inclinarse    por    tanto    en una   colonización   por   parte   de   la cultura   islámica,   más   que   por   una invasión   militar.   Poco   a   poco,   la práctica   totalidad   de   la   Península se   convirtió   al   Islam,   permitiendo una   rica   mezcla   cada   vez   más   profunda   de   diversas   étnias:   árabes,   beréberes,   sirios,   persas, turcos,   hindúes,...   y   del   África   negra,   con   el   intercambio   de   culturas   que   esto   suponía:   nuevos cultivos,   nuevas   tecnologías   de   construcción   y   de   regadíos,   nuevos   platos   de   cocina,   nuevas filosofías,...  
Sólo   quedaron,   con   el   paso   de   los   años,   unas   cuantas   familias   de   sangre   árabe,   siendo   el   resto absorbido   paulatinamente   por   la población   indígena.   Cabe   pensar por     tanto,     que     fue     la     cultura andalusí      la      que      colonizó      e inundó         todo         el         mundo musulmán,   siendo   el   pueblo   más avanzado   y   civilizado   de   toda   la Edad      Media      Europea.      Baste recordar   que   durante   el   Califato de      Córdoba,      según      algunos historiadores,     en     el     año     1000 d.C.,    su    capital    llegó    a    ser    la ciudad   más   poblada   del   planeta, con      más      de      un      millón      de habitantes. En   una   comarca   abrupta   como   La   Alpujarra ,   la   introducción   islámica   tardó   algunos   siglos, siendo    su    población    mozárabe    -cristianos    en    territorio    musulmán-    muy    importante    en tiempos   del   Califato.      En   el   año   913,   el   joven   califa   Abd   al-Rahman   III   tuvo   que   cruzar   Sierra Sulaira   -Sierra   Nevada-   por   el   Puerto   de   la   Ragua   para   sofocar   a   un   grupo   de   rebeldes   - compuesto    por    musulmanes    hispanos=muladíes    y    mozárabes    afines    a    Ibn    Hafsun-    que luchaban   por   la   independencia   o   por   el   control   de   La   Comarca   y   se   hicieron   fuertes   en   el Castillo de Juviles . A    partir    del    Siglo    XI,    La    Alpujarra     vuelve    a    tener    un    cierto    protagonismo,    debido    a    la importancia   comercial   que   adquirió   el   nuevo   Puerto   de   Almería:   una   buena   parte   de   su territorio    se    siembra    de    moreras,        compitiendo    la    seda    alpujarreña    con    las    mejores    de Oriente.   En   el   1248,   Granada   se convierte     en     el     último     reino musulmán       de       la       Península, regentado        por        la        dinastía Nazarita,      siendo      su      máximo símbolo    físico    la    Alhambra    de Granada. La     mezcla     cultural     dará     una identidad   propia   a   la   Alpujarra , con       una       riqueza       proverbial única.   El   momento   más   fecundo será    en    los    siglos    XIV-XV,    con una     formidable     producción     de sedas,   productos   de   huerta,   vino, frutos              secos,              esencias aromáticas,...    que    salen    hacia    el interior   o   al   mar,   en   muchos   casos   como   pago   de   impuestos   de   los   reyes   nazaríes   a   los castellanos.

CASTILLA (1492-1977 d.C.)

Con    la    caída    de    Granada    en    1492;    tanto    los mudéjares      como      los      nuevos      conversos      al cristianismo   –estos   obligados   por   las   sucesivas pragmáticas-     pasan     a     ser     “moriscos”.          La opresión   hace   que   este   pueblo   se   subleve   contra las        continuas        injusticias        y        vejaciones, proclamando     rey     de     los     andaluces     a     Don Fernando   de   Córdoba   y   Válor,   bajo   el   nombre   de Abén   Humeya.   Por   la   trascendencia   que   tuvieron en   La   Alpujarra    estos   hechos   históricos   se   dedica una   página   de   homenaje,   contando   su   historia, que   por   extensión   puede   simbolizar   a   todos   los que   han   luchado   por   su   tierra   y   su   cultura   a   lo largo de toda la Prehistoria e Historia. Las   cruentas   batallas   tendrán   fin   en   1570,   año   en que     Felipe     II     decretó     la     expulsión     de     los moriscos   que   vivían   en   estas   tierras,   ocasionando entonces     una     despoblación     casi     total     de     la comarca.    Con    el    objeto    de    paliar    los    efectos económicos   negativos,   se   inicia   una   repoblación y   reparto   de   tierras   con   gentes   del   resto   de   la península     –andaluces,     castellanos,     gallegos,...- durante los siglos XVI-XVII. Se   evidencia   un   gran   cambio   en   todos   los   aspectos,   como   el   descenso   de   la   industria   sedera, cultivos   en   retroceso,   etc.,   y   un   desgaste   ecológico   y   económico   de   la   zona,   con   cultivos extensivos   de   cereales   de   manos   de   los   nuevos   colonos   -adaptados   a   otros   sistemas   de   cultivo agrícola y de manejo ganadero-. Entrado   el   Siglo   XVIII,   cada   pueblo   de   la   Alpujarra   organiza    de    nuevo    la    red    de    bancales,    restaurando antiguas     acequias     y     albercas,     consumiendo     sus propias    frutas    y    hortalizas,    arreglando    molinos    de harina,      talando      la      madera,      tejiendo,      etc.      En definitiva,   una   tendencia   al   autoabastecimiento   y   a   la economía   de   subsistencia,   que   perdurará   hasta   casi   la década de los 70 del Siglo XX. A   finales   del   Siglo   XIX   y   principios   XX   se   produce   de nuevo   “la   fiebre   de   los   metales”   alpujarreños,   siendo varias    empresas    extranjeras    y    nacionales    las    que vuelven   a   plagar   de   minas   la   comarca   -en   la   Sierra   de Gádor   y   Contraviesa,   las   Minas   del   Conjuro,   en   la Sierra   Lújar,   ...-.   Este   “esplendor”   duró   pocos   años, ya   que   para   la   extracción   y   proceso   del   mineral   se necesitaban   grandes   cantidades   de   madera:   talaron   la práctica   totalidad   de   la   Sierra   de   Gádor,   Lújar   y   una buena    parte    de    Sierra    Nevada,    causando    en    unos pocos   años   más   destrozo   ecológico   que   en   los   seis mil años anteriores de minería. Con   la   llegada   de   la   industrialización   y   el   auge   del   turismo   de   sol   y   playa   a   otras   zonas   de España,   se   produce   un   gran   proceso   migratorio   que   busca   hipotéticas   mejoras   en   su   calidad de   vida:   los   alpujarreños,   al   igual   que   tantos   andaluces,   emigran   a   otros   lugares   -“Pepe,   vente p´Alemania”-,   notándose   una   merma   considerable   en   la   población   de   muchos   pueblos   y cuyos efectos aún hoy día se dejan sentir.     A   finales   del   año   1.975   muere   el   último   dictador   de   la   Península   Ibérica,   un   militar   gallego que    impuso    un    régimen    nacional-católico    y    la    aplicación    de    una    pseudopolítica    de recuperación   de   los   “antiguos   valores   de   la   patria”,   como   eran   la   unidad   de   España   de   los Reyes   Católicos,   el   apóstol   Santiago   espada   en   mano   y   cerrando   España,   “a   Dios   rogando   y con el mazo dando”,... durante 40 largos años.

LA DEMOCRACIA (1978  d.C. -hoy)

 

Hoy   día   hay   elecciones   municipales,   generales   al   Congreso   de   los   Diputados   y   al   Senado, elecciones   autonómicas   al   Parlamento   de   Andalucía,   al   Parlamento   Europeo,...   Estamos   en una    democracia    consolidada    que    se    une    al    resto    de    países    libres    de    Europa.    Podríamos resumir este corto periodo en los siguientes hechos: Vuelta de los emigrantes, aunque los hijos no suelan retornar. Los jóvenes que consiguen estudiar continúan emigrando. Tendencias al consumismo, abandonando de una forma radical la autosuficiencia. Pérdida de la artesanía autóctona y abandono de la agricultura tradicional. Entrada de nuevos colonos -nacionales y extranjeros-. Construcciones   que   no   respetan   la   arquitectura   tradicional   y   actividades   económicas que no respetan el medio. Creación   de   entidades   y   asociaciones   que   promueven   la   conservación   de   los   valores culturales     y     promueven     iniciativas     de     desarrollo     sostenible:     Abuxarra,     Colectivo Peñabón,... Fuerte auge de sectores económicos como el turismo, la artesanía y la construcción. Introducción paulatina de las nuevas tecnologías. Declaración de espacios protegidos -Parque Natural y Nacional, Sitio Histórico-. De   nuevo,   el   pueblo   mediterráneo   del   Sur   de   Europa   es   libre,   solidario,   tolerante,...      y dueño de su destino.

CARTAGO (500-206 a.C.)

      Los      cartagineses      se      introducen      en      Andalucía      arrebatando   a   los   fenicios   la   ciudad   de   Gadir   -Cádiz-   y monopolizando   el   comercio   con   Tartesos,   cuyo   estado es   prácticamente   aniquilado.   En   el   año   237   a.C.,   Amílcar conquista   la   totalidad   del   Sur   de   la   Península   Ibérica, explotando minas de hierro y plomo en La Alpujarra .
Cartago (Túnez)

ROMA (206 a.C.- 400 d.C.)

   Roma,   con   la   ayuda   de   los   pueblos   íberos   expulsa   a   los cartagineses,      pero      se      apropia      de      la      Península incumpliendo    el    compromiso    de    evacuar    las    tropas    - “Roma    no    pagaba    a    traidores”,    a    no    ser    que    fueran romanos-.   Desde   el   199   a.C.   se   suceden   las   rebeliones por   parte   de   los   Íberos,   siendo   Colca   el   líder   íbero   que luchó    en    la    Sierra    de    la    Contraviesa.    Los    íberos    son derrotados por los invasores romanos en el año 178 d.C. En   La   Alpujarra ,   el   legado romano    no    ha    sido    muy investigado.   Se   traduce   en la    construcción    de    la    Vía Hercúlea      -en      honor      a Hércules       y       construida cerca   del   mar,   en   el   camino que                 supuestamente recorrió       este       personaje hasta     Gibraltar-,     algunas ruinas          del          poblado romano    de    Murgis,    otras en   el   Campo   de   Dalías,   y varios    yacimientos    tardo- romanos    en    las    cercanías de Órgiva y Torvizcón . Con     toda     probabilidad,     una     buena     parte     de     la infraestructura   de   regadíos   y   sendas   se   cree   que   fueron construidas   en   ésta   época,   a   iniciativa   de   los   mismos pobladores   indígenas   alpujarreños.   Los   romanos   tenían sus   propias   ciudades   -colonias-   cerca   de   las   principales vías   de   comunicación,   y   en   las   zonas   menos   abruptas   y más   productivas,   mientras   que   el   resto   de   los   núcleos tenían      unos      estatutos      diferentes.      Las      ciudades indígenas    estipendiarias    eran    generalmente    las    que después    de    una    resistencia    habían    sido    vencidas    por Roma,     pagaban     un     canon     en     especie     o     tributo, mantenían    Derecho    propio    y    acuñaban    moneda;    sus habitantes,   libres,   poseían   en   propiedad   la   tierra.   Las ciudades   indígenas   libres   no   dependían   directamente de    Roma    pero    pagaban    tributos.    Las    ciudades    libres federadas,   que   fueron   escasas,   poseían   gran   autonomía y    mantenían    su    organización    y    administración.    Los habitantes   estaban   exentos   de   servir   en   el   ejército,   pero debían     prestar     auxilio     a     la     metrópoli     en     caso     de conflicto     bélico.     Las     ciudades     libres     no     federadas gozaban    de    la    misma    situación,    pero    no    por    pacto expreso,    sino    por    concesión.    Finalmente,    estaban    las ciudades     inmunes,     que     se     encontraban     exentas     de tributos.   Posteriormente,   en   el   año   212,   se   concedió   la ciudadanía    romana    a    todo    el    Imperio    y,    por    tanto, también    a    Hispania,    aunque    se    siguiera    usando    el derecho indígena en las zonas rurales. Desde   los   primeros   años   del   primer   milenio,   tiene   lugar en   el   Sureste   de   la   Península   la   cristianización   llevada   a cabo   por   el   Varón   Apostólico   San   Torcuato,   que   centró su   labor   evangelizadora   en   la   comarca   de   Guadix   -la romana    Acci,    en    la    que    se    fundó    posteriormente    la primera     diócesis     del     solar     ibérico-,     mientras     San Tesifón   realizaba   su   apostolado   por   la   zona   de   Berja   y San   Cecilio   en   Granada.   Alguna   leyenda   contradice   la versión   oficial   católica:   si   los   siete   Varones   Apostólicos estaban     todos     en     el     Sureste     de     la     Península,     el desembarco   del   Apóstol   Santiago,   en   su   hipotético   viaje a   Hispania,   no   lo   realizó   en   el   Norte,   sino   más   bien   en La Alpujarra Almeriense por Adra.

BIZANTINOS Y GODOS  (418-711 d.C.)

   Durante   esta   época   en   la   que   el   Imperio Romano   se   desintegra,   suevos   y   visigodos toman   el   control   de   la   mayor   parte l   a     Península    Ibérica.    El    Emperador Justiniano    aprovecha    las    guerras civiles    entre    visigodos    y    toma    el Sur-Sureste       de       la       Península Ibérica    durante    casi    doscientos años. La    mayor    parte    de    la    población hispano-romana   es   ajena   a   las   luchas   descaradas   por   el poder   por   parte   de   los   señores   godos,   que   promulgan una    religión    confusa    e    impone    normas    sociales    muy discriminatorias    para    cristianos    y    judíos.    Uno    de    los elementos       que              después       identificarían       a       los musulmanes    de    todo    el    mundo,    como    es    el    arco    de herradura,    fue    puesto    en    práctica    por    los    hispano- romanos.       Existen       en       La       Alpujarra        testimonios arqueológicos   de   este   periodo   en   Trevélez    y   Busquístar . Tanto   en   ésta   época   como   en   el   Islam,   se   demuestra   la auténtica      personalidad      de      los      habitantes      de      la Península   Ibérica:   amar   la   libertad,   la   tolerancia   y   la convivencia pacífica.

EL ISLAM (711- 1570 d.C.)

 La mayor parte de la población hispano-romana acogió con los brazos abiertos a los salvadores que venían del Sur, liberándolos del yugo de los opresores godos. Es absurdo imaginar una invasión militar: 17.000 hombres que desembarcaron con Tarik para dominar por la fuerza a varios millones de hispano-romanos; hay que inclinarse por tanto en una colonización por parte de la cultura islámica, más que por una invasión militar. Poco a poco, la práctica totalidad de la Península se convirtió al Islam, permitiendo una rica mezcla cada
vez más profunda de diversas étnias: árabes, beréberes, sirios, persas, turcos, hindúes,... y del África negra, con el intercambio de culturas que esto suponía: nuevos cultivos, nuevas tecnologías de construcción y de regadíos, nuevos platos de cocina, nuevas filosofías,...   Sólo quedaron, con el paso de los años, unas cuantas familias de sangre árabe, siendo el resto absorbido paulatinamente por la población indígena. Cabe pensar por tanto, que fue la cultura andalusí la que colonizó e inundó todo el mundo musulmán, siendo el pueblo más avanzado y civilizado de toda la Edad Media Europea. Baste recordar que durante el Califato de Córdoba, según algunos historiadores, en el año 1000 d.C., su capital llegó a ser la ciudad más poblada del planeta, con más de un millón de habitantes. En una comarca abrupta como La Alpujarra, la introducción islámica tardó algunos siglos, siendo su población mozárabe -cristianos en territorio musulmán- muy importante en tiempos del Califato.  En el año 913, el joven califa Abd al-Rahman III tuvo que cruzar Sierra Sulaira -Sierra Nevada- por el Puerto de la Ragua para sofocar a un grupo de rebeldes -compuesto por musulmanes hispanos=muladíes y mozárabes afines a Ibn Hafsun- que luchaban por la independencia o por el control de La Comarca y se hicieron fuertes en el Castillo de Juviles. A partir del Siglo XI, La Alpujarra vuelve a tener un cierto protagonismo, debido a la importancia comercial que adquirió el nuevo Puerto de Almería: una buena parte de su territorio se siembra de moreras,  compitiendo la seda alpujarreña con las mejores de Oriente. En el 1248, Granada se convierte en el último reino musulmán de la Península, regentado por la dinastía Nazarita, siendo su máximo símbolo físico la Alhambra de Granada. La mezcla cultural dará una identidad propia a la Alpujarra, con una riqueza proverbial única. El momento más fecundo será en los siglos XIV-XV, con una formidable producción de sedas, productos de huerta, vino, frutos secos, esencias aromáticas,... que salen hacia el interior o al mar, en muchos casos como pago de impuestos de los reyes nazaríes a los castellanos.

CASTILLA (1492-1977 d.C.)

Con   la   caída   de   Granada   en   1492;   tanto   los   mudéjares como     los     nuevos     conversos     al     cristianismo     –estos obligados    por    las    sucesivas    pragmáticas-    pasan    a    ser “moriscos”.        La    opresión    hace    que    este    pueblo    se subleve    contra    las    continuas    injusticias    y    vejaciones, proclamando   rey   de   los   andaluces   a   Don   Fernando   de Córdoba   y   Válor,   bajo   el   nombre   de   Abén   Humeya.   Por la    trascendencia    que    tuvieron    en    La    Alpujarra     estos hechos   históricos   se   dedica   una   página   de   homenaje, contando      su      historia,      que      por      extensión      puede simbolizar   a   todos   los   que   han   luchado   por   su   tierra   y su cultura a lo largo de toda la Prehistoria e Historia. Las   cruentas   batallas   tendrán   fin   en   1570,   año   en   que Felipe    II    decretó    la    expulsión    de    los    moriscos    que vivían     en     estas     tierras,     ocasionando     entonces     una despoblación   casi   total   de   la   comarca.   Con   el   objeto   de paliar   los   efectos   económicos   negativos,   se   inicia   una repoblación    y    reparto de    tierras    con    gentes del        resto        de        la península   –andaluces, c   a   s   t   e   l   l   a   n   o   s   ,     gallegos,...-        durante los siglos XVI-XVII. Se    evidencia    un    gran cambio    en    todos    los aspectos,        como        el descenso          de          la industria              sedera, cultivos    en    retroceso, etc.,     y     un     desgaste ecológico   y   económico de        la        zona,        con cultivos   extensivos   de   cereales   de   manos   de   los   nuevos colonos   -adaptados   a   otros   sistemas   de   cultivo   agrícola y de manejo ganadero-. Entrado    el    Siglo    XVIII,    cada    pueblo    de    la    Alpujarra   organiza    de    nuevo    la    red    de    bancales,    restaurando antiguas   acequias   y   albercas,   consumiendo   sus   propias frutas     y     hortalizas,     arreglando     molinos     de     harina, talando    la    madera,    tejiendo,    etc.    En    definitiva,    una tendencia    al    autoabastecimiento    y    a    la    economía    de subsistencia,   que   perdurará   hasta   casi   la   década   de   los 70 del Siglo XX. A   finales   del   Siglo   XIX   y   principios   XX   se   produce   de nuevo   “la   fiebre   de   los   metales”   alpujarreños,   siendo varias     empresas     extranjeras     y     nacionales     las     que vuelven   a   plagar   de   minas   la   comarca   -en   la   Sierra   de Gádor    y    Contraviesa,    las    Minas    del    Conjuro,    en    la Sierra   Lújar,   ...-.   Este   “esplendor”   duró   pocos   años,   ya que     para     la     extracción     y     proceso     del     mineral     se necesitaban   grandes   cantidades   de   madera:   talaron   la práctica   totalidad   de   la   Sierra   de   Gádor,   Lújar   y   una buena   parte   de   Sierra   Nevada,   causando   en   unos   pocos años   más   destrozo   ecológico   que   en   los   seis   mil   años anteriores de minería. Con    la    llegada    de    la    industrialización    y    el    auge    del turismo    de    sol    y    playa    a    otras    zonas    de    España,    se produce      un      gran      proceso      migratorio      que      busca hipotéticas     mejoras     en     su     calidad     de     vida:     los alpujarreños,   al   igual   que   tantos   andaluces,   emigran   a otros    lugares    -“Pepe,    vente    p´Alemania”-,    notándose una    merma    considerable    en    la    población    de    muchos pueblos y cuyos efectos aún hoy día se dejan sentir.     A   finales   del   año   1.975   muere   el   último   dictador   de   la Península    Ibérica,    un    militar    gallego    que    impuso    un régimen     nacional-católico     y     la     aplicación     de     una pseudopolítica   de   recuperación   de   los   “antiguos   valores de   la   patria”,   como   eran   la   unidad   de   España   de   los Reyes   Católicos,   el   apóstol   Santiago   espada   en   mano   y cerrando    España,    “a    Dios    rogando    y    con    el    mazo dando”,... durante 40 largos años.

LA DEMOCRACIA (1978  d.C. -hoy)

 

Hoy     día     hay     elecciones     municipales,     generales     al Congreso    de    los    Diputados    y    al    Senado,    elecciones autonómicas   al   Parlamento   de   Andalucía,   al   Parlamento Europeo,...   Estamos   en   una   democracia   consolidada   que se   une   al   resto   de   países   libres   de   Europa.   Podríamos resumir este corto periodo en los siguientes hechos: Vuelta   de   los   emigrantes,   aunque   los   hijos   no suelan retornar. Los   jóvenes   que   consiguen   estudiar   continúan emigrando. Tendencias    al    consumismo,    abandonando    de una forma radical la autosuficiencia. Pérdida   de   la   artesanía   autóctona   y   abandono de la agricultura tradicional. Entrada     de     nuevos     colonos     -nacionales     y extranjeros-. Construcciones   que   no   respetan   la   arquitectura tradicional     y     actividades     económicas     que     no respetan el medio. Creación     de     entidades     y     asociaciones     que promueven      la      conservación      de      los      valores culturales    y    promueven    iniciativas    de    desarrollo sostenible: Abuxarra, Colectivo Peñabón,... Fuerte    auge    de    sectores    económicos    como    el turismo, la artesanía y la construcción. Introducción       paulatina       de       las       nuevas tecnologías. Declaración    de    espacios    protegidos    -Parque Natural y Nacional, Sitio Histórico-. De    nuevo,    el    pueblo    mediterráneo    del    Sur    de Europa   es   libre,   solidario,   tolerante,...      y   dueño   de su destino.
HISTORIA