... todo lo que puedas soñar La Alpujarra CASAS SENDEROS RUTAS CULTURA NATURA PUEBLOS La Alpujarra … todo lo que puedas soñar

Prehistoria e Historia de La Alpujarra

La   Alpujarra    posee   uno   de   los   legados   históricos,   y   sobre todo    prehistóricos,    más    importantes    de    la    Península Ibérica,   con   innumerables   vestigios   de   su   poblamiento desde    las    tribus    líticas    que    vinieron    atraídas    por    la riqueza    y    abundancia    de    yacimientos    metálicos    y    las garantías     de     seguridad     que     ofrecía     el     sitio     para defenderse,    hasta    los    árabes    que    la    dividieron    en    12 demarcaciones   o   tahas,   logrando   una   original   agricultura de      regadío      con      la      aplicación      de      sistemas      de abalancamiento    de    laderas    y    sofisticados    sistemas    de riego.   Todo   lo   anterior   ha   ido   imprimiendo   el   carácter   de sus     gentes,     la     peculiaridad     de     su     urbanismo,     la integración   de   los   pueblos   en   el   paisaje,   sus   costumbres   y   tradiciones...   que   hacen   de esta    comarca    una    de    las    más    demandadas    por    las    nuevas    corrientes    turísticas    y poblacionales hacia el medio rural. La   Declaración   del   Sitio   Histórico   de   La   Alpujarra   Media   y   La   Taha   proporciona   la suficiente   protección   jurídica   de   carácter   patrimonial,   con   la   finalidad   es   conservar   el patrimonio    histórico    de    una    buena    parte    de    La    Alpujarra .    Junto    con    el    limítrofe Conjunto    Histórico    del    Barranco    del    Poqueira,    conforma    el    conjunto    de    patrimonio histórico protegido más grande de toda Europa.

NEOLÍTICO (5.000-2500 a.C.)

Los    Alpujarreños    cultivaban    pequeños    huertos    en    los    valles    cercanos    a    Albondón     y Albuñol ,   recolectaban   miel,   se   adornaban   con   collares   de   conchas   y   piedras   de   colores   y   su calzado   eran   sandalias   de   esparto.   Este   pueblo   no   poseía   armas   de   guerra   y   su   forma   de organización   social   era   un   matriarcado.   En   uno   de   los   enterramientos,   se   encontró   una   gran diadema   de   oro   y   algunas   cápsulas   de   adormidera,   que   seguramente s   e     utilizaban   en   los   ritos   funerarios   -The   Lost   Civilizations   of   the Stone   Age,   Rudgley,   Richard,1999,   New   York:   The   Free   Press   y A       l         sur de Granada, Gerald Brenan , 1957-. En    el    Museo    Arqueológico    de    Granada    y    clasificada    como “Colección   Singular”   se   muestran   algunos   de   los   objetos   encontrados, extraídos    de    la    Cueva    de    los    Murciélagos,    uno    de    los    yacimientos    neolíticos    más importantes   de   la   Península   Ibérica .   “La   Cueva   de   los   Murciélagos,   situada   en   la   sierra litoral   de   la   Contraviesa   junto   a   la   localidad   de   Albuñol ,   fue   descubierta   en   1831   por   un vecino   del   lugar   que   aprovechaba   la   capa   de   guano   depositado   por   los   murciélagos   en   la entrada   de   la   cueva,   sustancia   que   pudo   ser   la   causante   de   la   buena   conservación   de   los objetos   de   materia   orgánica   depositados   en   su   interior.   En   1857   una   compañía   minera   inició la   explotación   de   la   cueva   debido   a   la   aparición   de   material   de   plomo.   Se   abrieron   varias salas     en     el     interior,     donde     se     localizaron     y destruyeron   objetos   de   gran   interés   arqueológico, según   refiere   Manuel   de   Góngora   en   su   obra   de 1868.    Este    recuperó    algunos    de    manos    de    los expoliadores,   con   cuyos   informes   reconstruiría   las circunstancias   del   descubrimiento.   En   el   repertorio de   materiales   recuperados   por   Góngora   destacan, por     su     excepcional     conservación,     los     objetos realizados   en   esparto:   distintos   tipos   de   cestillos, tapaderas,    esteras    y    sandalias.    Las    dos    sandalias del      Museo      Arqueológico      de      Granada      están realizadas   en   esparto   con   núcleo   central   compuesto,   que   consiste   en   rodear   ese   núcleo   con una   cuerda   en   espiral,   por   torsión   ó   trenzado,   que   completa   la   suela.   Entre   los   objetos recuperados,    están    presentes    también    los    realizados    en    madera    de    roble,    como    medio cuenco    y    dos    punzones    que    forman    parte    del    depósito    en    el    Museo    Arqueológico    de Granada.   El   yacimiento   de   La   Cueva   de   los   Murciélagos   es   excepcional   debido   a   los   escasos restos     orgánicos     prehistóricos     conservados     en     la     Península.”     -Junta     de     Andalucía. Consejería de Cultura-. Las   últimas   investigaciones,   con   reflectografía   de   infrarrojos   han   permitido   detectar   la presencia   de   una   decoración   geométrica   teñida,   difícil   de   observar   a   simple   vista,   sobre algunos    cestillos    de    la    Cueva    de    los    Murciélagos    y    sistematizar    los    distintos    motivos ornamentales.   Nuevas   dataciones   calibradas   de   C-14   sobre   muestras   de   esparto   permiten situar este conjunto neolítico entre finales del VI e inicios del V milenio.

EL PRIMER CALZADO DE LA HUMANIDAD

EN LA ALPUJARRA

CULTURA DEL GARCEL (2700-2400 a.C.)

Los   pobladores   del   Garcel   pertenecen   a   la   denominada   raza   mediterránea,   antecesora de    la    íbera    que    se        desarrolló    en    la    Cuenca    del    Río    Almanzora,    en    Almería.      Construían   aldeas   fortificadas   y   casas   de   mimbre   y   barro.   Cultivan   el   olivo   y   la   vid, almacenando    los    cereales    en    fosas.    Sus    armas    -puntas    de    flecha,    hachas,...-    eran finamente   pulimentadas.   Hacia   el   año   2500   a.C.,   su   cultura   y   conocimientos,   cruzaron   el Ródano    y    después    a    las    Islas    Británicas,    siendo    el    primer    pueblo    que    colonizó    Europa introduciendo la cultura neolítica. El    yacimiento    más    importante    de    esta    cultura,    se    localiza    en    el    Garcel,    en    Antas    - Almería-,   siendo   declarado   el   29   de   abril   del   2008   Bien   de   Interés   Cultural.   Aunque contiene    restos    del    Neolítico    Final,    es    quizás    el    precursor    de    la    Edad    del    Cobre.    El estudio   de   sus   restos   se   inició   a   finales   del   Siglo   XIX   a   cargo   de   destacados   arqueólogos   de   la época,   como   los   hermanos   Siret,   aunque   fueron   las   excavaciones   realizadas   en   1973   las   que aportaron   los   datos   más   relevantes   y   descubrieron   estructuras   de   habitación,   producción   y almacenamiento pertenecientes a un poblado del Cobre Antiguo.

EL PRIMER CULTIVO DEL OLIVO

LOS MILLARES (3350-2250 a.C.)

A   los   pies   de   la   Sierra   de   Gádor   floreció   esta   cultura   que   con   seguridad   originó   otras   más evolucionadas   del   Mediterráneo,   con   uno   de   los   mayores poblamientos   de   la   época   -unas   1500   personas-, en   el   que   a   primera   vista   se   ve   un   largo   muro   y foso    que    rodeaba    el    pueblo    de    cabañas    de mimbre,      aunque      la      ciudadela      amurallada poseía   otras   tres   murallas   con   torres   de   planta semicircular,   bastiones   y   hasta   15   fortines,   que probablemente      se      usaban      también      para almacenar    grano.    La    necrópolis    alberga    un centenar       de       tumbas       con       50       a       100 enterramientos   cada   una,   algunas   en   forma   de “tholoi”;    las    cámaras    mortuorias    son    de    falsa bóveda   y   se   comunican   por   pasadizos   de   losas   de piedra    a    las    que    se    entra    por    un    recinto    en    el    que posiblemente   se   realizaban   los   ritos   funerarios.   Entre   los   objetos   encontrados   destacan vasijas    campaniformes,    discos    que    representan    a    la    diosa    madre,    adornos    de    ámbar    y azabache, animales tallados con una extraña representación de ojos gemelos,... Las   últimas   dataciones   por   Carbono   14   del   poblado,   lo   sitúan   temporalmente   entre   finales del    cuarto    milenio    a.C.    y    el    último    cuarto    del    tercer    milenio    a.C.    Estas    fechas    han descartado    la    antigua    hipótesis    según    la    cual    colonos    del    Egeo    formaron    el    poblado trayendo    consigo    los    enterramientos    en    forma    de    “tholoi”    y    la    metalurgia    -hipótesis difusionista   del   origen   de   la   metalurgia   y   del   megalitismo   en   la   península   ibérica-.   Por tanto,   cuando   se   fundó   el   poblado:   los   “tholoi”      del   Egeo   no   existían   todavía,   ya   que   los primeros   documentados   son   de   mediados   del   tercer   milenio,   mientras   que   los   clásicos como   el   tesoro   de   Atreo   son   del   Heládico   Reciente   -segunda   mitad   del   segundo   milenio a.C.-;   en   el   Egeo   se   encontraban   en   la   etapa   del   Bronce   Antiguo,   y   ya   estaba   generalizada   la aleación   con   estaño   para   formar   el   bronce,   mientras   que   en   los   Millares   se   utiliza   el   cobre. Se    puede    concluir    que    la    aparición    de    la    metalurgia    responde    probablemente    a    un descubrimiento   autóctono.   Fue   la   fabricación   de   armas   y   útiles   metálicos,   así   como   su comercio,   el   elemento   diferenciador   que   propició   el   gran   desarrollo   de   esta   cultura,   aunque la actividad principal continuó siendo la agricultura y la ganadería.

LA MAYOR CIUDAD DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Y ORIGEN DE LA METALURGIA.

CULTURA MEGALÍTICA (2.300-1700 a.C.)

Se   cree   que   la   Cultura   Megalítica   surgió   de   la   combinación   y   mezcla   entre   los   pueblos   que conocían   los   metales   del   Este   de   Andalucía   (los   Millares),   los   habitantes   de   cuevas   y   los ganaderos   del   valle   bajo   del   Guadalquivir,   al   Oeste   de   Andalucía.   Construían   tumbas   con gigantescas losas de piedra, siendo las más antiguas las de Antequera y Carmona.   Esta   cultura   se   extendió   por   toda   Europa,   llevando   consigo   los   conocimientos   en   el   trabajo con   los   metales,   cultivos   y   esencialmente   su   religión,   dejando   sus   huellas   en   gigantescos monumentos   funerarios   de   piedra,   llegando   hasta   Alemania,   Hungría,   Dinamarca,   y   las   Islas Británicas   alrededor   del   2000   a.d.C.   (Avebury   y   Stonehenge).   Siendo   esta,   la   tercera   ocasión en que los antiguos andaluces colonizan Europa. Cerca    del    yacimiento    de    Los    Millares,    se    localiza    la    Necrópolis    Megalítica    de    Gádor perteneciente   a   la   Edad   del   Cobre,   período   en   el   que   la   población   en   el   estuario   del   Andarax tiende    a    concentrarse,    apareciendo    los    asentamientos    centrales    cerca    de    las    zonas    con mayores   recursos,   que   pasan   a   controlar.   En   la   Necrópolis   Megalítica   de   Gádor,   las   tumbas   se extienden   por   una   amplia   superficie   dando   lugar   a   una   “necrópolis   dispersa”,   por   la   gran distancia    que    existe    entre    los    enterramientos.    Estas    construcciones    ocupan    normalmente lugares estratégicos muy extensos en torno a las vías naturales de comunicación.

CULTURA DEL ARGAR (1700-1300 a.C.)

Asentados     en     primer     lugar     en     la     Cuenca     del     Río     Almanzora. Procedente   del   Este   Peninsular,   la   aparición   del   bronce   -combinación del   estaño   y   el   cobre-,   hace   que   toda   la   zona   del   sureste   andaluz   se desarrolle   con   un   nuevo   impulso   centrado   en   el   Argar   -muy   cerca   del yacimiento     del     Garcel,     que     hace     suponer     que     las     culturas     no desaparecen sino que evolucionan-. Sus   pobladores   vestían   finas   túnicas   de   lino   teñidas   de   rojo   cinabrio     (el   cinabrio   es   un   metal   rosa-violáceo   del   que   se   obtiene   el   mercurio) abrochadas    por    los    lados,    dejando    largas    y    muy    cuidadas    sus cabelleras;   gustaban   de   adornarse   con   gran   cantidad   de   collares, pendientes   de   plata,   marfil,...   Sus   pueblos,   de   varios   centenares   de habitantes,    estaban    fortificados    y    las    casas    eran    de    piedra    de    dos plantas   con   tejados   planos   cubiertos   de   arcilla   -muy   parecidas   a   las actuales    viviendas    alpujarreñas-.    Los    enterramientos    se    hacían    en una   vasija   de   barro,   marido   y   mujer   juntos   y   al   mismo   tiempo   -no   se sabe   a   quien   de   los   dos   se   sacrificaba,   quizás   al   que   sobrevivía...   por poco tiempo-.

IBERIA Y TARTESOS (1400-500 a.C.)

El   núcleo   principal   del   Estado   Tartésico   se   desarrolló   en   el   Bajo   Guadalquivir,   extendiendo su   poder   hasta   las   principales   zonas   mineras   de   Linares   y   Alpujarra,   frenando   de   alguna manera a los celtas que invadían toda Europa y la mayor parte de La Península Ibérica. Las   leyendas   de   entonces   contaban   que   los   caballos   de   Tartesos   comían   en   pesebres   de   plata, y    que    los    escudos    y    espolones    de    los    barcos    de Ulises   adornaban   el   Templo   de   Atenea   en   Ugíjar    - cuyo    nombre    se    cree    que    es    una    derivación    del griego     “Odysseia”-.     Por     cierto,     la     Adra     de     La Alpujarra   Almeriense   proviene   asimismo   del   griego “Abdera”   y      dos   colonias   jónicas   situadas   en   Tracia se   llamarán   después   así.   En   esta   época,   se   crearon además    de    Adra,    multitud    de    colonias    en    toda    la Costa   de   las   culturas   que   poblaron   el   Mediterráneo: griegos,    fenicios,    egipcios,    libios,    cartagineses,... todos   buscando   el   comercio   y   estableciendo   con   los pueblos    íberos    del    interior    un    importante    flujo comercial.   El   pueblo   tartésico,   al   igual   que   el   íbero, poseía   una   elevada   organización   social,   económica, política,     militar     y     religiosa,     poseyendo     ambos pueblos   lenguas   escritas.   Estos   pueblos   y   parte   de su    cultura    siguieron    permaneciendo,    incluso    en época   de   dominación   romana,   a   pesar   -o   quizás   por este   motivo-   de   la   fragmentación-desunión   de   sus pueblos. En    la    Biblia    aparecen    referencias    a    un    lugar    llamado    “Tarshish”,    también conocido   como   “Tarsis”   o   “Tarsisch”.   En   el   Libro   de   los   Reyes   se   nos   cuenta que   “En   efecto,   el   Rey   Salomón   tenía   naves   de   Tarsis   en   el   mar   junto   con   las naves   de   Hiram.   Las   naves   de   Tarsis   venían   una   vez   cada   tres   años   y   traían   oro, plata,   marfil,   monos   y   pavos   reales”.   Cuenta   la   leyenda   que   Gerión   fue   el   primer rey   mitológico   de   Tartesos:   era   un   gigante   tricéfalo   que   pastoreaba   sus   grandes manadas   de   bueyes   a   las   orillas   del   Guadalquivir.   El   mito   dice   que   una   de   las doce   pruebas   de   Heracles   -Hércules-   era   el   robo   de   los   bueyes   de   Gerión.   El primer   rey   histórico   de   Tartesos   fue   Argantonio,   y   el   último   de   su   reino. Según   Heródoto,   historiador   y   geógrafo   griego   que   vivió   entre   el   484   y   el   425 a.C.,   Argantonio   vivió   120   años   -aunque   algunos   historiadores   piensan   que puede   referirse   a   varios   reyes   conocidos   por   el   mismo   nombre-.   También   dice Heródoto   que   su   reinado   duró   80   años,   desde   el   630   a.   C.   al   580   a.   C.      y   que favoreció   el   comercio   con   los   griegos   foceos   durante   40   años,   instalando   varias colonias costeras durante su reinado.
P R E H I S T O R I A

NEOLÍTICO (5.000-2500 a.C.)

Los                Alpujarreños cultivaban         pequeños huertos     en     los     valles cercanos    a    Albondón     y Albuñol ,       recolectaban miel,   se   adornaban   con collares   de   conchas   y   piedras   de   colores   y   su   calzado eran   sandalias   de   esparto.   Este   pueblo   no   poseía   armas de    guerra    y    su    forma    de    organización    social    era    un matriarcado.   En   uno   de   los   enterramientos,   se   encontró una     gran     diadema     de     oro     y     algunas     cápsulas     de adormidera,   que   seguramente   se   utilizaban   en   los   ritos funerarios    -The    Lost    Civilizations    of    the    Stone    Age, Rudgley,   Richard,1999,   New   York:   The   Free   Press   y   Al sur de Granada, Gerald Brenan , 1957-. En    el    Museo    Arqueológico    de    Granada    y    clasificada como   “Colección   Singular”   se   muestran   algunos   de   los objetos    encontrados,    extraídos    de    la    Cueva    de    los Murciélagos,   uno   de   los   yacimientos   neolíticos   más importantes   de   la   Península   Ibérica .   “La   Cueva   de   los Murciélagos,      situada      en      la      sierra      litoral      de      la Contraviesa     junto     a     la     localidad     de     Albuñol ,     fue descubierta    en    1831    por    un    vecino    del    lugar    que aprovechaba    la    capa    de    guano    depositado    por    los murciélagos   en   la   entrada   de   la   cueva,   sustancia   que pudo   ser   la   causante   de   la   buena   conservación   de   los objetos   de   materia   orgánica   depositados   en   su   interior. En   1857   una   compañía   minera   inició   la   explotación   de   la cueva   debido   a   la   aparición   de   material   de   plomo.   Se abrieron   varias   salas   en   el   interior,   donde   se   localizaron y    destruyeron    objetos    de    gran    interés    arqueológico, según   refiere   Manuel   de   Góngora   en   su   obra   de   1868. Este   recuperó   algunos   de   manos   de   los   expoliadores, con   cuyos   informes   reconstruiría   las   circunstancias   del descubrimiento.      En      el      repertorio      de      materiales recuperados   por   Góngora   destacan,   por   su   excepcional conservación,      los      objetos      realizados      en      esparto: distintos     tipos     de     cestillos,     tapaderas,     esteras     y sandalias.   Las   dos   sandalias   del   Museo   Arqueológico de    Granada    están    realizadas    en    esparto    con    núcleo central   compuesto,   que   consiste   en   rodear   ese   núcleo con   una   cuerda   en   espiral,   por   torsión   ó   trenzado,   que completa   la   suela.   Entre   los   objetos   recuperados,   están presentes   también   los   realizados   en   madera   de   roble, como   medio   cuenco   y   dos   punzones   que   forman   parte del   depósito   en   el   Museo   Arqueológico   de   Granada.   El yacimiento     de     La     Cueva     de     los     Murciélagos     es excepcional     debido     a     los     escasos     restos     orgánicos prehistóricos   conservados   en   la   Península.”   -Junta   de Andalucía. Consejería de Cultura-. Las     últimas     investigaciones,     con     reflectografía     de infrarrojos   han   permitido   detectar   la   presencia   de   una decoración    geométrica    teñida,    difícil    de    observar    a simple   vista,   sobre   algunos   cestillos   de   la   Cueva   de   los Murciélagos     y     sistematizar     los     distintos     motivos ornamentales.    Nuevas    dataciones    calibradas    de    C-14 sobre   muestras   de   esparto   permiten   situar   este   conjunto neolítico entre finales del VI e inicios del V milenio.

EL PRIMER CALZADO DE LA HUMANIDAD

EN LA ALPUJARRA

CULTURA DEL GARCEL (2700-2400 a.C.)

Los    pobladores    del    Garcel    pertenecen    a    la denominada   raza   mediterránea,   antecesora   de la   íbera   que   se      desarrolló   en   la   Cuenca   del   Río Almanzora,    en    Almería.        Construían    aldeas fortificadas   y   casas   de   mimbre   y   barro.   Cultivan   el olivo   y   la   vid,   almacenando   los   cereales   en   fosas.   Sus armas    -puntas    de    flecha,    hachas,...-    eran    finamente pulimentadas.    Hacia    el    año    2500    a.C.,    su    cultura    y conocimientos,    cruzaron    el    Ródano    y    después    a    las Islas   Británicas,   siendo   el   primer   pueblo   que   colonizó Europa introduciendo la cultura neolítica. El    yacimiento    más    importante    de    esta    cultura,    se localiza    en    el    Garcel,    en    Antas    -Almería-,    siendo declarado    el    29    de    abril    del    2008    Bien    de    Interés Cultural.   Aunque   contiene   restos   del   Neolítico   Final, es   quizás   el   precursor   de   la   Edad   del   Cobre.   El   estudio de   sus   restos   se   inició   a   finales   del   Siglo   XIX   a   cargo de    destacados    arqueólogos    de    la    época,    como    los hermanos     Siret,     aunque     fueron     las     excavaciones realizadas    en    1973    las    que    aportaron    los    datos    más relevantes   y   descubrieron   estructuras   de   habitación, producción    y    almacenamiento    pertenecientes    a    un poblado del Cobre Antiguo.

EL PRIMER CULTIVO DEL OLIVO

LOS MILLARES (3350-2250 a.C.)

A   los   pies   de   la   Sierra   de   Gádor   floreció   esta   cultura que   con   seguridad   originó   otras   más   evolucionadas   del Mediterráneo,   con   uno   de   los   mayores   poblamientos de   la   época   -unas   1500   personas-,   en   el   que   a   primera vista   se   ve   un   largo   muro   y   foso   que   rodeaba   el   pueblo de      cabañas      de      mimbre,      aunque      la      ciudadela amurallada    poseía    otras    tres    murallas    con    torres    de planta   semicircular,   bastiones   y   hasta   15   fortines,   que probablemente    se    usaban    también    para    almacenar grano.    La    necrópolis    alberga    un    centenar    de    tumbas con    50    a    100    enterramientos    cada    una,    algunas    en forma   de   “tholoi”;   las   cámaras   mortuorias   son   de   falsa bóveda    y    se    comunican    por    pasadizos    de    losas    de piedra    a    las    que    se    entra    por    un    recinto    en    el    que posiblemente   se   realizaban   los   ritos   funerarios.   Entre los          objetos          encontrados          destacan          vasijas campaniformes,    discos    que    representan    a    la    diosa madre,     adornos     de     ámbar     y     azabache,     animales tallados     con     una     extraña     representación     de     ojos gemelos,... Las   últimas   dataciones   por   Carbono   14   del   poblado,   lo sitúan   temporalmente   entre   finales   del   cuarto   milenio a.C.    y    el    último    cuarto    del    tercer    milenio    a.C.    Estas fechas    han    descartado    la    antigua    hipótesis    según    la cual   colonos   del   Egeo   formaron   el   poblado   trayendo consigo   los   enterramientos   en   forma   de   “tholoi”   y   la metalurgia    -hipótesis    difusionista    del    origen    de    la metalurgia   y   del   megalitismo   en   la   península   ibérica-. Por   tanto,   cuando   se   fundó   el   poblado:   los   “tholoi”      del Egeo     no     existían     todavía,     ya     que     los     primeros documentados    son    de    mediados    del    tercer    milenio, mientras   que   los   clásicos   como   el   tesoro   de   Atreo   son del    Heládico    Reciente    -segunda    mitad    del    segundo milenio   a.C.-;   en   el   Egeo   se   encontraban   en   la   etapa   del Bronce   Antiguo,   y   ya   estaba   generalizada   la   aleación con   estaño   para   formar   el   bronce,   mientras   que   en   los Millares   se   utiliza   el   cobre.   Se   puede   concluir   que   la aparición   de   la   metalurgia   responde   probablemente   a un    descubrimiento    autóctono.    Fue    la    fabricación    de armas    y    útiles    metálicos,    así    como    su    comercio,    el elemento   diferenciador   que   propició   el   gran   desarrollo de   esta   cultura,   aunque   la   actividad   principal   continuó siendo la agricultura y la ganadería.

LA MAYOR CIUDAD DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Y ORIGEN DE LA METALURGIA.

CULTURA MEGALÍTICA (2.300-1700 a.C.)

Se     cree     que     la     Cultura     Megalítica     surgió     de     la combinación   y   mezcla   entre   los   pueblos   que   conocían los    metales    del    Este    de    Andalucía    (los    Millares),    los habitantes   de   cuevas   y   los   ganaderos   del   valle   bajo   del Guadalquivir,     al     Oeste     de     Andalucía.     Construían tumbas   con   gigantescas   losas   de   piedra,   siendo   las   más antiguas las de Antequera y Carmona.   Esta    cultura    se    extendió    por    toda    Europa,    llevando consigo   los   conocimientos   en   el   trabajo   con   los   metales, cultivos     y     esencialmente     su     religión,     dejando     sus huellas     en     gigantescos     monumentos     funerarios     de piedra,   llegando   hasta   Alemania,   Hungría,   Dinamarca, y   las   Islas   Británicas   alrededor   del   2000   a.d.C.   (Avebury y   Stonehenge).   Siendo   esta,   la   tercera   ocasión   en   que los antiguos andaluces colonizan Europa. Cerca    del    yacimiento    de    Los    Millares,    se    localiza    la Necrópolis   Megalítica   de   Gádor   perteneciente   a   la   Edad del   Cobre,   período   en   el   que   la   población   en   el   estuario del    Andarax    tiende    a    concentrarse,    apareciendo    los asentamientos   centrales   cerca   de   las   zonas   con   mayores recursos,     que     pasan     a     controlar.     En     la     Necrópolis Megalítica   de   Gádor,   las   tumbas   se   extienden   por   una amplia     superficie     dando     lugar     a     una     “necrópolis dispersa”,    por    la    gran    distancia    que    existe    entre    los enterramientos.          Estas          construcciones          ocupan normalmente     lugares     estratégicos     muy     extensos     en torno a las vías naturales de comunicación.

CULTURA DEL ARGAR (1700-1300 a.C.)

Asentados    en    primer    lugar    en    la    Cuenca    del    Río Almanzora.   Procedente   del   Este   Peninsular,   la   aparición del   bronce   -combinación   del   estaño   y   el   cobre-,   hace que   toda   la   zona   del   sureste   andaluz   se   desarrolle   con un   nuevo   impulso   centrado   en   el   Argar   -muy   cerca   del yacimiento     del     Garcel,     que     hace     suponer     que     las culturas   no   desaparecen   sino que evolucionan-. Sus     pobladores     vestían     finas túnicas   de   lino   teñidas   de   rojo cinabrio        (el    cinabrio    es    un metal   rosa-violáceo   del   que   se obtiene             el             mercurio) abrochadas       por       los       lados, dejando    largas    y    muy    cuidadas sus   cabelleras;   gustaban   de   adornarse c     o     n     gran   cantidad   de   collares,   pendientes   de   plata,   marfil,... Sus     pueblos,     de     varios     centenares     de     habitantes, estaban   fortificados   y   las   casas   eran   de   piedra   de   dos plantas    con    tejados    planos    cubiertos    de    arcilla    -muy parecidas    a    las    actuales    viviendas    alpujarreñas-.    Los enterramientos   se   hacían   en   una   vasija   de   barro,   marido y   mujer   juntos   y   al   mismo   tiempo   -no   se   sabe   a   quien de   los   dos   se   sacrificaba,   quizás   al   que   sobrevivía...   por poco tiempo-.

IBERIA Y TARTESOS (1400-500 a.C.)

El   núcleo   principal   del   Estado   Tartésico   se   desarrolló en   el   Bajo   Guadalquivir,   extendiendo   su   poder   hasta las   principales   zonas   mineras   de   Linares   y   Alpujarra, frenando   de   alguna   manera   a   los   celtas   que   invadían toda Europa y la mayor parte de La Península Ibérica. Las    leyendas    de    entonces    contaban que   los   caballos   de   Tartesos   comían en     pesebres     de     plata,     y     que     los escudos   y   espolones   de   los   barcos   de Ulises      adornaban      el      Templo      de Atenea    en    Ugíjar     -cuyo    nombre    se cree   que   es   una   derivación   del   griego “Odysseia”-.   Por   cierto,   la   Adra   de   La Alpujarra         Almeriense         proviene asimismo   del   griego   “Abdera”   y      dos   colonias   jónicas situadas    en    Tracia    se    llamarán    después    así.    En    esta época,   se   crearon   además   de   Adra,   multitud   de   colonias en    toda    la    Costa    de    las    culturas    que    poblaron    el Mediterráneo:      griegos,      fenicios,      egipcios,      libios, cartagineses,...       todos       buscando       el       comercio       y estableciendo    con    los    pueblos    íberos    del    interior    un importante   flujo   comercial.   El   pueblo   tartésico,   al   igual que   el   íbero,   poseía   una   elevada   organización   social, económica,     política,     militar     y     religiosa,     poseyendo ambos   pueblos   lenguas   escritas.   Estos   pueblos   y   parte de    su    cultura    siguieron    permaneciendo,    incluso    en época   de   dominación   romana,   a   pesar   -o   quizás   por   este motivo- de la fragmentación-desunión de sus pueblos. En   la   Biblia   aparecen   referencias   a   un   lugar   llamado “Tarshish”,      también      conocido      como      “Tarsis”      o “Tarsisch”.   En   el   Libro   de   los   Reyes   se   nos   cuenta   que “En   efecto,   el   Rey   Salomón   tenía   naves   de   Tarsis   en   el mar   junto   con   las   naves   de   Hiram.   Las   naves   de   Tarsis venían    una    vez    cada    tres    años    y    traían    oro,    plata, marfil,   monos   y   pavos   reales”.   Cuenta   la   leyenda   que Gerión   fue   el   primer   rey   mitológico   de   Tartesos:   era   un gigante    tricéfalo    que    pastoreaba    sus grandes     manadas     de     bueyes     a     las orillas    del    Guadalquivir.    El    mito    dice que   una   de   las   doce   pruebas   de   Heracles   - Hércules-    era    el    robo    de    los    bueyes    de Gerión.      El      primer      rey      histórico      de Tartesos   fue   Argantonio,   y   el   último   de su   reino.   Según   Heródoto,   historiador y    geógrafo    griego    que    vivió    entre    el 484   y   el   425   a.C.,   Argantonio   vivió   120 años      -aunque      algunos      historiadores piensan     que     puede     referirse     a     varios reyes   conocidos   por   el   mismo   nombre-. También    dice    Heródoto    que    su    reinado duró   80   años,   desde   el   630   a.   C.   al   580   a. C.      y   que   favoreció   el   comercio   con   los griegos        foceos        durante        40        años, instalando        varias        colonias        costeras durante su reinado.
PREHISTORIA