... todo lo que puedas soñar La Alpujarra MUY IMPORTANTE MÁS INFORMACIÓN LEER INFORMACIÓN GENERAL LEER INFORMACIÓN GENERAL LEER INFORMACIÓN GENERAL LEER INFORMACIÓN GENERAL LEER INFORMACIÓN GENERAL LEER INFORMACIÓN GENERAL ITINERARIO 3 RUTA DE JEAN CHRISTIAN SPAHNI ITINERARIO 2  RUTA DE GERALD BRENAN ITINERARIO 1 RUTA DE PEDRO ANTONIO DE ALARCÓN CASAS SENDEROS RUTAS CULTURA NATURA PUEBLOS La Alpujarra … todo lo que puedas soñar
R U T A S

Rutas “Escritores en La Alpujarra”

LOS    TIEMPOS:    son    medidos    sin    paradas,    a    una    velocidad    media    reducida,    condicionada    por    las    “carreteras    típicas alpujarreñas”    y    la    difícil    orografía    del    terreno.    Se    pueden    completar    tranquilamente    en    DOS/TRES    DÍAS    el    primero, DOS/TRES DÍAS el segundo, y UN  DÍA el tercero. OTRAS   OPCIONES:   Por   supuesto,   se   puede   cambiar   el   inicio   de   cada   itinerario   en   función   del   lugar   desde   donde   se   encuentre alojado, de su residencia o su visita, o el punto de entrada a la comarca. La   Alpujarra   es   posiblemente   la   comarca   sobre   la   que   más   se   ha   escrito.   Un   variopinto   elenco   de   escritores   y   artistas   se   han valido   de   ella   para   conseguir   la   anhelada   inspiración   de   sus   obras   a   lo   largo   de   los   siglos,   abarcando   desde   los   hechos históricos   acaedidos   durante   la   conquista   del   Reino   de   Granada   y   las   posteriores   sublevaciones   de   los   moriscos,   su   naturaleza y    etnocultura,    sus    indescriptibles    paisajes    y    sus    peculiares    habitantes,    …    o    simplemente    relatando    sus    propios    viajes, aventuras y desventuras. Por   citar   algunos:   Juan   Rufo   (La   Austríada   -1584),   Diego   Hurtado   de   Mendoza   (La   Guerra   de   Granada   publicada   en   1610),   Luis del   Mármol   Carvajal   (Historia   de   la   rebelión   y   castigo   de   los   moriscos   -1600),   Bernardo   de   Balbuena,…   o   los   más   recientes   Federico   García   Lorca ,   Rafael   Gómez   Montero,   Fidel   Fernández   Martínez,   Joaquín   Bosque   Maurel,   Julio   Caro   Baroja ,   Paul Voigt,   Gregorio   Marañón,   Rafael   Guillén,   José   G.   Ladrón   de   Guevara,   José   Alberto   López   Tovar,   Harold   López   Méndez, Federico Olóriz Aguilera, Antonio Gala,… A   partir   del   siglo   XIX   se   produjo   el   inicio   de   los   viajes   de   placer,   sobre   todo   de   las   clases   acomodadas   europeas.   Los   escritores románticos   empezaron   a   viajar   por   Granada   y   La   Alpujarra   por   la   orla   de   misterio   y   leyenda   que   contagiaba   esta   zona.   Entre ellos,   Richard   Ford   (Manual   para   viajeros   por   Andalucía   y   lectores   en   casa),   Charles   Didier   (Un   viaje   a   La   Alpujarra   en   1836) que   vino   buscando   “alcornoques   seculares   y   robles   antediluvianos”   y   se   pone   a   buscarlos   en   el   cauce   del   Guadalfeo   donde   casi se   ahogan   él,   sus   guías,   los   guardaespaldas,   y   los   caballos   en   la   Junta   de   los   Ríos   en   Órgiva ,…   Ya   en   siglo   XX,   el   hispanista inglés   Gerald   Brenan    esboza   un   retrato   ameno   de   la   zona   (Al   Sur   de   Granada),   pero   es   el   suizo   Jean   Christian   Spahni    (La Alpujarra,   La   Andalucía   Secreta)   quien   lleva   a   cabo   uno   de   los   más   amenos   estudios   etnológicos   y   geográficos   de   La   Alpujarra de mediados del siglo XX, denotando desde el principio una gran apreciación por la cultura popular y los alpujarreños.     Entre   los   autores   de   libros   de   viajes      españoles:   Miguel   J.   Carrascosa   Salas   (La   Alpujarra),   Eduardo   Castro   (Guía   General   de   la Alpujarra),   José   Guglieri   Arenas   (En   los   Alpes   Alpujarreños),   Francisco   Izquierdo   (El   Apócrifo   de   La   Alpujarra   Alta),   Antonio Rubio   (Del   mar   al   cielo),   Juan   M.   Jerez   Hernández   (Toda   la   Alpujarra)…   y   el   pionero   en   la   literatura   de   viajes   española,   Pedro Antonio   de   Alarcón    (La   Alpujarra:   sesenta   leguas   a   caballo   precedidas   de   seis   en   diligencia   –   en   1872).   Hoy   día,   en   la   era   de Internet,   multitud   de   sitios   web   albergan   amplias   guías   sobre   La   Alpujarra,   baste   poner   en   el   buscador   Google   “alpujarra” para obtener más de un millón de páginas. La    mayor    parte    de    los    escritores    mencionados    anteriormente,    junto    con    músicos,    pintores,    dibujantes,    fotógrafos,    se enamoraron   de   esta   comarca   que,   con   poco   empeño   que   se   ponga,   te   sabe   agradecer   una   visita   si   sabes   observar,   sentir   y escuchar.   En   honor   a   los   que   supieron   vivir   y   que   vivirán   La   Alpujarra,   incluso   de   los   que   no   se   citan   por   cuestión   de   espacio, se dedican los siguientes itinerarios.
Pedro   Antonio   de   Alarcón    y   su   obra   “La   Alpujarra:   sesenta   leguas   a   caballo   precedidas   de   seis   en   diligencia”   es   la   inspiradora   de este   itinerario   que   intenta   cubrir   todas   las   poblaciones   visitadas   en   1872.   Novelista   nacido   en   Guadix   (Granada)   en   1833,   fue   uno   de los   autores   españoles   más   importantes   del   Siglo   XIX.   Entre   sus   obras   más   importantes   destacan   además   de   la   mencionada:   Diario   de un   testigo   de   la   guerra   de   África   (1859),   De   Madrid   a   Nápoles,   (1861),   El   sombrero   de   tres   picos   (1874),   El   escándalo   (1875),   El   niño   de la bola (1878) y La pródiga (1880). Imbuido   por   el   romanticismo   de   la   época,   junto   a   unos   cuantos   amigos   viajeros   y   una   carga   impresionante   de   todos   los   libros escritos   sobre   La   Alpujarra   y   los   moriscos,   comienza   desde   Granada   el   viaje   soñado   ya   desde   su   infancia.   Se   mezcla   el   realismo   de los   personajes,   de   la   naturaleza,   con   las   clásicas   leyendas   y   hechos   históricos   del   final   del   Reino   Nazarí   y   la   posterior   Guerra   de Granada. Después de atravesar el Valle de Lecrín, el “Valle de la Alegría”, pasa por el Puente de Tablate para entrar en La Alpujarra. De   Lanjarón ,   por   la   A-348,   se   llega   a   Órgiva    del   que   Pedro   Antonio   de   Alarcón    cuenta   de   su   entorno:   “Ya   engolfados   en   el campo,   todas   nuestras   observaciones   y   pláticas   contrajéronse   al   estudio   o   a   la   enumeración   de   las   bellezas   silvestres   en   que   también abunda   aquel   privilegiado   suelo.   Su   flora,   su   fauna,   sus   montes,   sus   ríos,   sus   más   célebres   paisajes,   todo   lo   trajimos   a   colación durante   un   largo,   deleitoso,   inolvidable   paseo   por   huertas,   campiñas,   naranjales   y   numerosísimos   ejércitos   de   alineados   olivos...   Y de lo que allí observamos y platicamos resultan, entre otras cosas, las particularidades siguientes: Muchos   pueblos   de   los   que   componían   la   antigua   Taha   de   Órgiva ,   hállanse   enclavados   en   una   gigantesca   loma   que   se   desprende del Veleta, haciendo pendant con la de Lanjarón . Al   Este   de   la   villa   hay   una   descomunal   ladera   muy   pendiente,   pero   toda   ella   cultivada,   donde,   por   más   señas,   verdeaban   a   la   sazón las esperanzas de una gran cosecha de cereales. Y    por    todos    lados,    en    la    Sierra    como    en    el    río,    en    lo    llano    como    en    lo    escabroso,    corresponde    al    favor    de    los    elementos, amigablemente   concertados   en   obsequio   de   aquel   país,   una   exposición   universal   de   vegetales,   desde   el   árbol   más   corpulento   a   la hierba más humilde, desde los que sudan goma en el Ecuador hasta los que crujen de frío más allá de los Círculos Polares. Sólo Sierra Nevada y el sol de Berbería, puestos de acuerdo, producirían tales milagros.” Llegamos   a   Torvizcón    (“Torbiscon   y   su   rambla”),   en   el   que   se   toma   una   pequeña   y   revirada   (sobre   todo   al   principio)   carretera   que comienza   a   la   derecha   antes   de   finalizar   el   pueblo   y   finaliza   en   la   GR-5204,   (OPCIONAL)   o   podríamos   andar   el   Sendero   de   Pedro Antonio   de   Alarcón    para   subir   la   Contraviesa.   Desde   este   punto,      el   escritor   relata   que:   “El   cielo   avanzó   por   encima   de   nuestras cabezas,   como   un   mar   que   rompiera   sus   diques,   e   invadió   un   inmenso   espacio   circular,   anegando   y   sepultando   bajo   sus   olas   todos los montes que hasta allí nos habían parecido insuperables... Sólo   nosotros   quedamos   flotando   en   el   general   diluvio...   Sólo   nosotros   dominamos   entonces,   en   muchas   leguas   a   la   redonda,   la vacía soledad del aire. La Alpujarra entera estaba a nuestros pies.” En   el   cruce   se   toma   a   la   derecha,   en   dirección   al   Haza   del   Lino   y   sus   alcornoques   centenarios   para   arribar   despues   por   la   GR-4131   a Sorvilán    y   Albuñol .   (OPCIONAL)   Podríamos   ascender   un   poco,   visitar   la   entrada   de   la   Cueva   de   los   Murciélagos   y   las Angosturas de Albuñol , y después dar una vuelta por el Albondón  de las infinitas bodegas. Se   desciende   hasta   La   Rábita   por   la   A-345,   bordeando   la   costa   de   Granada   y   Almería   por   la   N-340a,      se   recomienda   tomar   unos baños   en   la   playa   o   en   alguna   escondida   cala   y   llegar   a   Adra.   Por   la   A-347   atravesamos   Berja,   para   tomar   a   su   salida   la   AL-1175 dirección   Turón ,   haciendo   una   parada   en   el   dique   del   Pantano   de   Benínar,   que   esconde   sumergido   bajo   sus   aguas   a   este   pueblo. Este   tramo   de   Albuñol   –   Adra   -   Turón ,   el   escritor   lo   recorre   en   sentido   inverso   en   una   sola   tarde   en   compañía   de   su   hermano, después   de   una   infernal   galopada   digna   del   más   valiente   caballero   andalusí.   Un   adagio   español   lo   expresa   así:   “No   hay   hombre cuerdo a caballo.” Por   aquel   entonces,   Murtas   tenía   una   importante   producción   de   aguardiente   y   antes   de   preparar   el   descenso   en   la   “expedición   a Cádiar  y a la Sierra” hay que desayunar: “Mande   usted   que   echen   una   lágrima   de   cualquier   cosa   a   estos   pobres   lectores!...   ¡Aunque   sea   una   gota   de   aguardiente   sin   rebajar!   - ¿Quién   se   para   en   grados   cuando   el   termómetro   marca   uno   bajo   cero!   -Y,   por   lo   que   hace   a   nosotros,   queremos   desayunarnos   con gachas...   ¿lo   oye   usted?...   con   gachas   de   las   que   comen   los   pastores;   con   gachas   de   caldo   colorado   y   muy   picante,   que   nos   caliente   el estómago antes de ponernos en camino.- El chocolate es bueno para las monjas.” Corona   este   pueblo   el   Cerrajón   de   Murtas,   siendo   la   delimitación   geográfica   de   La   Alpujarra   propuesta   por   Alarcón,   una   de   las   más simples y claras:  “todo lo que queda dentro del horizonte sensible que se abarca desde las cimas del Cerrajón de Murtas;”. El   descenso   de   la   Contraviesa   se   realiza   por   la   GR-5202,   pasando   al   lado   de   Mecina   Tedel,   Cojáyar   y   Jorairátar,   pasando   al   lado   de los   restos   romanos   del   Castillo   Juliana.      (OPCIONAL)   Se   podría   descender   también   por   el   sendero   de   Mecina   Tedel   a   Cojayar,   que con toda probabilidad fue el que utilizó el escritor, al igual que la Senda de La Alpujarra GR142 desde Jorairátar a Cádiar . En   el   cruce   con   la   A-348   la   tomamos   a   la   izquierda,   pasando   por   Yátor   dirección   a   Cádiar ,   “…   patria   y   residencia   habitual   de   D. FERNANDO   el   Zaguer,   y   algunas   veces   corte   del   mismo   ABEN-HUMEYA”   y   añade   el   escritor   que   “   ...sus   grandes   casas   rodeadas   de huertas   y   jardines,   sus   oscuros   olivares,   su   refulgente   río,   sus   floridos   campos;   la   poética   bruma   que   se   resistía   a   dejar   las   alamedas, el   radiante   azul   del   cielo   a   que   no   lograba   subir   aquella   bruma,   y   el   alegre   Sol   que   plateaba   las   cercanas   nieves,   doraba   los   edificios, relucía   en   las   aguas,   argentaba   la   misma   niebla   y   convertía   en   penachos   de   colores   las   columnas   de   humo   de   los   hogares...”. (OPCIONAL)   Es   ineludible   pasear   por   la   cercana   Narila,   de   la   que   “…No   faltó   quien   nos   indicase   entonces   cuál   de   los   vetustos olivos   que   vimos   en   los   alrededores   del   lugar   era   segurísimamente   la   famosa   olivera   a   cuya   sombra,   según   los   historiadores,   fue coronado ABEN-HUMEYA Rey de Granada....”. Abandonámos   la   A-348   para   subir      por   la   GR-4130   hacia   Yegen   y   Válor ,   en   el   que   recuerda   el   Puente   de   la   Tableta   y   con   amargura las   Fiestas   de   Moros   y   Cristianos,   para   continuar   por   Mecina   Alfahar,   Mairena    hasta   Laroles    donde   antes   de   irse   a   dormir   el escritor   nos   cuenta   que   “Ya   muy   tarde,   nos   asomamos   a   un   balcón,   a   fin   de   contemplar   la   Alpujarra   a   luz   de   la   Luna.   ¡Era   la   última vez (acaso en toda nuestra vida) que podríamos disfrutar de aquel grandiosísimo espectáculo!...”. (OPCIONAL)      Desde   Nechite   se   puede   tomar   el   Sendero   GR7,   por   Mairena   Júbar   y   Laroles ,   para   bajar   a   Picena   por   el   Sendero   de Joplón, ya que estas sendas son los antiguos Caminos Reales que utilizaría Pedro Antonio de Alarcón . Se   desciende   de   “la   sierra”   a   la   izquierda   por   la   A-337,   pasando   por   Picena   y   Cherín,   para   tomar   la   antigua   carretera   A-348   hasta   la ciudad de Ugíjar ,  donde finaliza el itinerario y de la que el escritor nos cuenta: Ugíjar ,   la   antigua   ciudad,   la   verdadera   metrópoli   de   la   Alpujarra,   acababa   de   aparecer   también   a   nuestros   ojos,   pero   no   encaramada en   un   monte,   ni   escondida   en   una   rambla,   ni   opresa   en   un   barranco,   como   los   demás   pueblos   de   aquel   enmarañado   país,   sino aristocráticamente   extendida   al   pie   de   la   Sierra,   en   un   terreno   casi   llano,   en   medio   de   una   tierra   feracísima,   con   su   horizonte   propio, cercado de montañas ajenas”.
 LANJARÓN –  ÓRGIVA – TORVIZCÓN – SORVILÁN – ALBUÑOL ALBONDÓN - LA RÁBITA  - ADRA - BERJA - TURÓN - MURTAS  - MECINA TEDEL - COJÁYAR  - JORAIRÁTAR – YÁTOR - CÁDIAR  - NARILA - YEGEN  - VÁLOR – NECHITE - MECINA ALFAHAR - MAIRENA  - LAROLES  - PICENA  - CHERÍN - UGÍJAR LONGITUD:   226 kms. DURACIÓN SIN PARADAS:   4 HORAS  42´.
ETAPA 1
ETAPA 2
Gerald   Brenan ,   escritor   e   hispanista   británico,   nació   en   Sliema,   Malta   en   1894.   Influenciado   por   los   viajeros   románticos   del   XIX, viaja   al   sur   de   España   buscando   un   lugar   lo   suficientemente   barato   y   atractivo   que   le   permitiera   dedicarse   a   sus   aficiones   favoritas: leer,   escribir   y   caminar.   Después   de   un   penoso   periplo   lo   encuentra   en   el   pueblo   de   Yegen   en   1920.      Por   su   casa,   a   partir   de   los   años veinte,   pasaron   buenas   temporadas   sus   amigos   y   famosos   en   la   Inglaterra   de   aquel   tiempo:   Virginia   Woof,   Lytton   Strachey,   Roger Fry, Ralph Partridge y Dora Carrington. Se casó en 1930, con la poetisa estadounidense Gamel Woolsey. A   partir   de   1939   Gerald   Brenan    se   dedicó   a   la   redacción   de   su   obra   más   reconocida,   “El   laberinto   español”   (1943),   que   fue   uno   de   los primeros   estudios      publicados   sobre   las   causas   de   la   guerra   civil   española.   A   ésta   siguieron,   entre   otras   obras,   “La   faz   de   España” (1950)   en   la   que   expone   sus   investigaciones   sobre   el   asesinato   de   Federico   García   Lorca    -indagó   hasta   encontrar   el   lugar   en   el   que supuestamente   el   poeta   yace      junto   a   un   banderillero   y   un   maestro   de   escuela-   “Historia   de   la   literatura   española”   (1951),   y   “Al   Sur de   Granada”(1957).   Gerald      Brenan   es   junto   a   Ian   Gibson   -que   vive   en   el   Valle   de   Lecrín-   y   Paul   Preston,   uno   de   los   principales hispanistas del Siglo XX procedentes de las Islas Británicas. Recientemente   se   ha   creado   la   Asociación   de   Investigadores   por   Gerald   Brenan ,   que   propone   la   creación   de   una   Ruta   que   recorra   los lugares,   de   Granada   y   Málaga,   que   fueron   visitados   por   el   escritor.   Su   propuesta   se   realiza   partiendo   de   Granada   y   discurre   por   los siguientes   pueblos:   Granada,   Armilla,   Alhendín,   Otura,   La   Malahá,   Escúzar,   Ventas   de   Huelma,   Agrón,   Fornes,   Jayena,   Bermejales, Arenas   del   Rey,   Jata,   Cacín,   Alhama   de   Granada,   Ventas   de   Zafarraya,   Viñuela,   Puente   de   Don   manuel,   Portugalejo,   Canillas   de Aceituno,   Sedella,   Salares,   Corumbelos,   Daimalos,   Canilla   de   Alba,   Cómpeta,   Arenas,   Sayalonga,   Algarrobo,   Vélez      Málaga,   Torrox, Frigiliana,    Nerja,    Maro,    La    Herradura,    Almuñécar,    Salobreña,    Motril,    Almegíjar ,    Cástaras ,    Lobras ,    Cádiar ,    Murtas ,    Mecina Bombarón ,   Yegen,   Válor ,   Mecina   Alfahar,   Ugíjar ,   Mairena ,   Yátor,   Alcútar,   Bérchules ,   Juviles ,   Trevélez ,   Busquístar ,   Pórtugos ,   Pitres , Mecina Fondales y Mecinilla. La   Ruta   que   se   plantea   a   continuación,   en   función   de   la   propuesta   anterior,   recorre   los   pueblos   alpujarreños   mencionados,   haciendo especial   alusión   a   los   dos   en   los   que   el   escritor   vivió   más   tiempo:   Yegen   a   mitad   de   recorrido   y   Mecinilla   al   final.   Los   textos   extraídos pertenecen   a   la   obra   “Al   Sur   de   Granada”   (1974)   que   ha   sido   llevada   al   cine   por   Fernando   Colomo   y   en   la   que   el   actor   Matthew Goode interpreta al escritor-senderista, extrayendo el romance con Juliana (Verónica Sánchez). Gerald   Brenan   parte   de   Granada   hacia   las   Ventas   de   Huelma,   Ventas   de   Zafarraya,   cruza   la   Sierra   de   Tejeda   entrando   en   la   Axarquía, pernocta en Sedella y vuelve a la costa de Granada, desde donde asciende buscando La Alpujarra. El   primer   pueblo   mencionado   por   la   Asociación   es   Almegíjar ,    al   que   llegaríamos   por   la   costa   desde   la   A-346,   la   A-348   y   la   GR   4130 después   de   Torizcón.   Aunque   por   razones   logísticas   –los   autobuses   que   llegan   o   parten   a   los   pueblos   de   La   Alpujarra   siempre   hacen una parada aquí- se puede empezar también en Órgiva , pueblo muy visitado y descrito por Gerald Brenan. Alcanzamos   Cástaras    y   su   anejo   Nieles   por   la   GR-4200,   continuando   por   un   vertiginoso   camino   que   comunica   este   anejo   con Tímar   y   Lobras ,   llegamos   a   Cádiar    por   la   A-348,   que   continuamos   para   pasar   por   Yátor   y   Ugíjar .   Ascendemos   ahora   por   la   GR- 4126   para   conectar   con   a   GR-4130   que   tomamos   a   la   izquierda   hacia   Válor    (OPCIONAL)   o   podríamos   tomarla   a   la   derecha   hacia Mairena , donde Brenan estuvo buscando casa. Después   de   Válor    llegamos   a   Yegen ,   motivo   principal   del   itinerario,   del   que   el   Don   Geraldo   escribió   en   “Al   Sur   de   Granada”   que “…su   situación   física   estimulaba   la   imaginación.   Se   alzaba   a   unos   mil   doscientos   metros   sobre   el   mar,   sobre   una   suave   ladera montañosa   surcada   por   arroyuelos,   moteada   de   rocas   grises,   coloreada   con   el   verde   de   los   álamos,   de   las   mieses   y   de   toda   clase   de árboles   frutales,   se   agrupaba   como   una   colonia   de   nidos   de   golondrinas   colgados   sobre   el   vacío.   Mirando   hacia   abajo   desde cualquiera    de    sus    azoteas    la    ladera    parecía    precipitarse    en    rápidas    gargantas    rojizas    que    formaban    un    dédalo    de    ramblas    o arroyuelos   arenosos.   El   ojo   se   zambullía   no   en   un   valle   encerrado   entre   montañas,   sino   más   bien   en   una   hoya   recorrida   y   ondulada por   valles.”   Continuando   con   que   Yegen   “…daba   la   impresión   de   descansar   en   una   gran   elevación,   sobre   el   resto   del   mundo.   Grande era   la   soledad   y   el   silencio,   roto   únicamente   por   los   ruidos   de   la   aldea   y   el   rumor   de   las   corrientes   de   agua.   Se   sentía   cómo   el   aire   le rodeaba   a   uno,   vas¬tas   masas   de   aire   que   me   bañaban   de   manera   singular,   como   jamás   había   experimentado   en   otra   parte.   Montañas y   nubes   eran   elementos   capitales.   Unos   treinta   kilómetros   más   allá,   al   otro   lado   del   espacio   transparente,   emergían   las   cimas achatadas   de   la   Sierra   de   Gádor,   desnuda,   azul   o   amarillo   ocre,   sin   árboles,   sin   agua,   y   que   cubría   más   de   seiscientos   cuarenta kilómetros   cuadrados   de   terreno.   En   invierno,   unos   pocos   pastores   llevaban   sus   rebaños   a   pastar   allí,   y   en   la   noche   de   Todos   los Santos   encendían   fogatas   para   alejar   a   los   malos   espíritus.”   (OPCIONAL)   En   Yegen   podremos   recorrer   el   Sendero   de   Gerald   Brenan, y pasar por el Peñón del Fuerte y las Peñas de la Encantanda con leyenda incluida. Desde   Yegen   seguimos   en   dirección   Oeste   por   la   GR-4130   hacia   Mecina   Bombarón    (del   que   escribe   que   es   “…   un   pueblo grande,   parcialmente   encalado   y   con   muchas   casas   grandes   diseminadas   entre   bosques   de   castaños.   Tiene   un   carácter   completamente diferente   al   de   Yegen,   con   un   aspecto   frío   y   nórdico,   y   goza   de   celebridad   gracias   a   sus   manzanas   y   patatas”)   y   Bérchules .   A   este último   pueblo   llega   Brenan   a   cenar   después   de   una   caminata   desde   Granada,   pasando   por   la   Laguna   de   Vacares,   que   nos   relata   así: “…   me   entró   la   locura   de   hacer   el   viaje   desde   Granada   hasta   mi   casa,   andando,   en   un   solo   día.   Salí   de   la   ciudad   a   las   tres   de   la madrugada,   llegué   al   pueblo   de   Güejar   Sierra   al   amanecer   y   encontré   un   bar   abierto,   donde   tomé   un   vaso   de   café.   Desde   allí   hasta   la depresión   de   la   laguna   de   Vacares   hay   una   subida   casi   continua   y   próxima   a   los   dos   mil   quinientos   metros,   y   al   encontrarme envuelto   en   una   nube   en   la   cima   tuve   la   suerte   de   poder   ver   la   laguna   bajo   su   aspecto   más   solemne   y   misterioso:   un   bloque   de   hielo flotaba   todavía   en   su   superficie   y   un   cuervo   graznaba   en   la   niebla   que   se   rasgaba   y   cerraba   a   mi   alrededor.   No   había   rastro,   sin embargo,   de   pájaro   blanco   alguno,   pese   a   que   me   senté   al   borde   del   agua   a   tomar   mi   almuerzo   de   pan   e   higos   secos.   Luego,   al descender   a   El   Horcajo,   pude   comprobar   que   los   pastores   se   habían   marchado   y,   tras   perder   mi   camino   durante   un   rato   en   la   niebla, llegué   al   castañar   de   Bérchules    hacia   las   seis   de   la   tarde.   Allí   tomé   café   y   jamón   con   huevos,   emprendí   la   ruta   normal   al   oscurecer   y llegué   a   casa   a   las   diez   de   la   noche.   Fue   un   largo   paseo   —unos   noventa   kilómetros—,   pero   en   las   montañas   uno   puede   caminar   sin detenerse   nunca.”   (OPCIONAL)   Con   toda   probabilidad,   para   llegar   a   Bérchules ,   tomaría   el   que   es   hoy   es   el   Sendero   de   la   Junta   de los Ríos. Continuamos   por   la   GR-4132   dirección   Juviles    para   llegar   a   Trevélez .   El   escritor   nos   cuenta   en   el   Capítulo   X   dedicado   a   las creeencias   y   rituales   alpujarreños   que   este   pueblo   “…se   levanta   a   una   altura   de   más   de   mil   quinientos   metros   sobre   el   mar   y   que   es —creo—   la   aldea   más   alta   de   Europa,   tenía   una   gran   reputación   en   cuanto   a   hechicería   (existe   una   relación   matemática   que   relaciona el   número   de   hechiceras   en   España   y   la   altura   sobre   el   nivel   del   mar)   e   incluso   se   dice   que   los   famosos   jamones   que   vienen   de   allí   y solían   venderse   en   Fortnum   y   Masón,   deben   su   sabor   peculiar   a   los   hechizos   lanzados   sobre   ellos.”   También   que   los   ganaderos subían a la sierra durante dos meses y se alimentaban “solo” de leche cuajada, quesos frescos y gachas. Atravesamos   Busquístar ,   Pórtugos    y   Pitres    para   tomar   después   a   la   izquierda   la   GR-4134   cruzar   Mecina   y   finalizar   el recorrido   en   Mecinilla,    pequeño   pueblo   del   municipio   de   La   Taha    en   el   que   vivió   Gerald   Brenan   su   última   estancia   alpujarreña en   la   década   de   los   setenta   del   siglo   pasado.   En   este   municipio   se   han   celebrado,   con   ánimo   de   continuarlas   en   los   proximos   años, unas Jornadas dedicadas al escritor.  
ÓRGIVA - ALMEGÍJAR - CÁSTARAS - NIELES – TÍMAR - LOBRAS - MURTAS CÁDIAR - YÁTOR - UGÍJAR - MECINA ALFAHAR - MAIRENA - VÁLOR - YEGEN – MECINA BOMBARÓN - ALCÚTAR - BÉRCHULES - JUVILES - TREVÉLEZ - BUSQUÍSTAR - PÓRTUGOS - PITRES - MECINA FONDALES - MECINILLA. LONGITUD:   131 kms. DURACIÓN SIN PARADAS:   3 HORAS.
ETAPA 1
ETAPA 2
Jean-Christian   Spahni ,   arqueólogo   y   antropólogo   autodidacta,   nació   en   1923.   Rechazado   en   principio   por   los   medios   academicistas suizos,   dedicó   gran   parte   de   su   vida   a   alterar   la   visión   europea   sobre   los   indios   sudamericanos   mediante   la   utilización   intensa   de publicaciones   y   conferencias,   testimoniando   sus   investigaciones   a   través   de   la   fotografía,   la   grabación   y   el   cine,   y   difundiéndolas   a través   de   periódicos,   la   radio   y   la   televisión   para   compartir   su   entusiasmo   y   amplios   conocimientos.   Fue   también   el   fundador   del Museo   Arqueológico   de   Calama   (Perú)   que   aloja   gran   parte   de   sus   descubrimientos.   Sus   obras   más   importantes   son:   L'Alpujarra: secrète   andalousie   (1959),   La   Cerámica   popular   del   Perú      (1966),   Les   Indiens   des   Andes:   Pérou-   Bolivie-   Équateur   (1974),   Mates decorados del Perú  (1969), Pérou (1970). Antes   de   irse   a   Sudamérica   y   Filipinas,   llegó   a   España   en   1954   y   estuvo   realizando   una   excavación   arqueológica   en   Píñar   (Granada) iniciando   los   trabajos   en   la   Cueva   de   las   Ventanas   y   en   la   Carigüela,   famosas   posteriormente   por   sus   restos   prehistóricos.   Y   se dedica   a   recorrer   y   a   conocer   de   verdad   La   Alpujarra,   siendo   su   obra,   el   más   completo   tratado   antropológico   de   esta   comarca   y   de   sus habitantes.   “La   Alpujarra.   Andalucía   Secreta”   –editada   en   español   en   el   año   1983-   es   una   nítida   imagen   que   se   distancia   de   la   típica literatura   de   viajes   y   del   puro   tratado   científico,   mostrando   cercanía   y   respeto,   tanto   a   los   humildes   habitantes   de   la   sierra   como   a   su cultura, dignos de más reconocimiento. El   itinerario,   que   se   inicia   también   en   Órgiva ,   parece   el   más   corto   de   los   expuestos   hasta   el   momento,   pero   también   es   el   que realiza   el   mayor   número   de   personas   que   entran   a   conocer   o   visitar   La   Alpujarra.   Se   toma,   como   diría   Spahni ,   por   “Los   caminos   de   la montaña”,   la   GR-4132.   (OPCIONAL)   Al   poco   podríamos   desviarnos   hacia   Cáñar ,   pueblo   al   que   Felipe   II   otorgó   el   título   de   Villa por   haber   apresado   a   Aben   Farax,   lugarteniente   de   Aben   Humeya,   asignándole   una   deuda   anual   de   180   vellones   de   oro,   que   no   fue empezada   a   pagar   hasta   un   par   de   siglos   después.   Muy   originales   son   también   las   fiestas   llamadas   “Música   de   las   Mozuelas”,   que   se celebran   entre   la   madrugada   y   el   resto   del   día   28   de   diciembre:   los   vecinos   de   Cáñar    tienen   fama   de   aficionados   a   la   poesía   y   por   ello dan   rienda   suelta   a   su   creatividad   en   forma   de   coplas   cantadas;   antiguamente,   los   jóvenes   salían   por   la   noche   en   grupos   de   rondallas y cantaban serenatas a sus enamoradas. Pasamos   ahora   justo   por   encima   de   Carataunas ,   donde   se   celebran   todos   los   años   “Los   Mundiales”,   con   concursos   de   comedores de   flanes   y   otros   por   el   estilo.   Carataunas    significa   “   lugar   tranquilo”   y   cerca   de   este   pueblo   pasa   algunas   temporadas   el   dibujante humorista   Martínmorales.   Al   pasar   este   pueblo   hay   que   estar   atentos   y   ver   la   ermita   del   Padre   Eterno,   que   es   de   las   pocas   del   mundo que   están   consagradas   a   esta   entidad.   Un   poco   más   adelante,   a   la   izquierda   parte   la   carretera   de   Soportújar ,   del   que   Spanhi comenta   que   “Esta   aldea   merece   un   alto   en   el   camino   debido   al   panorama   que   se   disfruta   sobre   el   valle   y   a   su   típica   arquitectura: callejuelas   estrechas   y   tortuosas,   casas   de   piedras,   blanqueadas   con   cal,   orientadas   hacia   el   sur,   balcones   llenos   de   flores,   graneros ampliamente   abiertos   y,   en   los   alrededores,   en   los   campos,   campesinos   afanándose.   La   duda   no   tiene   ya   razón   de   ser:   nos   hallamos en la Alpujarra.”. Continuamos   por   la   GR-4132,   hasta   que   en   una   de   las   múltiples   curvas   vemos   a   nuestra   derecha   el   gran   corte   del   Barranco   de Poqueira,   del   que   nos   cuenta   el   escritor   mencionado   que   “Se   debe   a   Gustave   Doré   un   dibujo   del   barranco   de   Poqueira   que impresionó   a   los   escritores   románticos,   a   Charles   Davilliers   en   particular,   por   su   profundidad   y   sus   dimensiones.   El   espectáculo   es ciertamente   atrayente,   pero   guardémonos   de   exagerar.”   Y   después   de   criticar   con   lógica   el   impacto   negativo   de   la   central   eléctrica –recuerdo   haber   visto   una   fotografía   antigua   anterior   a   la   central,   de   un   molino   hidráulico   mozárabe   de   piedra   del   que   salían   por   sus bocas   unos   impresionantes   chorros   que   proyectaban   en   horizontal   varios   metros   de   agua   que   volvían   a   caer   en   una   espectacular cascada   de   rocas-   nos   relata   cómo   son   los   pueblos:   “Construidas   unas   encima   de   otras,   se   hallan   estas   tres   aldeas:   Pampaneira , Bubión    y   Capileira ,   dominadas   por   el   Veleta   cuyo   acceso,   desde   esta   última,   es   fácil.   Una   cascada   de   cultivos,   de   tejados   grises   y planos   y,   en   cada   localidad,   gentes   hospitalarias,   adorables   casas   antiguas,   flores   en   todas   las   ventanas,   un   aroma   a   pan   recién   hecho, a madera de castaño y a pizarra.”. Hoy día, el Barranco de Poqueira está declarado como Conjunto Histórico. Pampaneira    es   la   parada   obligada   al   llegar   al   Barranco,   con   infinidad   de   tiendas   de   artesanía   y   telares   de   jarapas   auténticas alpujareñas,   y   un   bullicio   mañanero   propio   de   una   gran   ciudad,   que   se   silencia   rápidamente   al   callejear   un   poco.   Para   llegar   a Bubión    es   necesario   tomar   el   siguiente   cruce   a   la   derecha,   por   la   GR-4129   y   no   podemos   dejar   de   ver   su   museo   y   telar.   De   Bubión   se cuenta la leyenda del “castaño gordo”  al que juzgaron y quemaron por hereje. Después   subimos   a   Capileira ,   donde   nos   espera   el   museo   etnográfico   y   las   espectaculares   vistas   desde   encima   del   Tajo   del Diablo.   Sí,   aquí   está   el   horno   de   pan   al   que   Spahni    se   referiría,   ya   que   la   dueña   me   contó   que   el   abuelo   de   su   abuelo   –a   este   último lo   vino   a   visitar   Felipe   González   por   ser   el   afiliado   más   antiguo   del   partido-   ya   lo   tenía   en   funcionamiento   para   deleite   de   los viajeros que respiran sus efluvios.
ÓRGIVA - CÁÑAR - CARATAUNAS - SOPORTÚJAR – PAMPANEIRA – BUBIÓN - CAPILEIRA LONGITUD:   34 kms. DURACIÓN SIN PARADAS:    1 h. 8´.
Se   proponen   TRES   ITINERARIOS   uniendo   los   pueblos   que   según   sus   obras   recorrieron   tres   escritores: el   novelista   español   Pedro   Antonio   de   Alarcón ,   el   hispanista   inglés   Gerald   Brenan    y   el   sociólogo   suizo Jean   Christian   Spahni .   Se   podrían   haber   elegido   otros   escritores,   pero   los   mencionados   son   quizás   los que más se han recorrido y leído esta tierra. En   toda   La   Alpujarra   se   pueden   encontrar   referencias,   placas   commemorativas,   nombres   de   calles      o plazas,   de   estos   autores.   Sus   títulos,   referidos   a   La   Alpujarra ,   son   por   lo   general,   entretenidos,   no   son excesivamente   extensos   y   sobre   todo,   nos   animan   a   venir   a   La   Alpujarra :   a   contemplar   sus   paisajes,   a valorar sus recursos y a conocer sus gentes. ITINERARIO   1.   Es   de   tipo   lineal,   si   se   parte   desde   Granada   comienza   en   Lanjarón    y   finaliza   en   Ugíjar . Los   desvíos   opcionales   son   por   los   caminos   tradicionales,   que   por   lo   general,   no   están   asfaltados,   a veces   utilizando   senderos   señalizados   o   sendas   casi   desaparecidas;   estos   desvíos   se   pueden   realizar   a pie, a caballo o bicicleta de montaña, acompañados siempre con un experto. ITINERARIO   2.   De   tipo   casi   circular   (si   se   conecta   con   el   Itinerario   3),   entra   por   la   carretera   de   la   costa desde   Motril   y   Vélez   Benaudalla   para   llegar   a   Yegen   y   Mecinilla   ( La   Taha ),   con   desvíos   opcionales   de interés. ITINERARIO    3:    De    tipo    lineal,    parte    desde    Órgiva     hasta    el    Barranco    del    Poqueira,    con    pequeños desvíos opcionales de interés a los pueblos del recorrido.
MUY IMPORTANTE MÁS INFORMACIÓN LEER INFORMACIÓN GENERAL LEER INFORMACIÓN GENERAL LEER INFORMACIÓN GENERAL LEER INFORMACIÓN GENERAL LEER INFORMACIÓN GENERAL LEER INFORMACIÓN GENERAL

Rutas “Escritores en La Alpujarra”

LOS    TIEMPOS:    son    medidos    sin    paradas,    a    una    velocidad media     reducida,     condicionada     por     las     “carreteras     típicas alpujarreñas”    y    la    difícil    orografía    del    terreno.    Se    pueden completar    tranquilamente    en    DOS/TRES    DÍAS    el    primero, DOS/TRES DÍAS el segundo, y UN  DÍA el tercero. OTRAS   OPCIONES:   Por   supuesto,   se   puede   cambiar   el   inicio de    cada    itinerario    en    función    del    lugar    desde    donde    se encuentre   alojado,   de   su   residencia   o   su   visita,   o   el   punto   de entrada a la comarca. La   Alpujarra   es   posiblemente   la   comarca   sobre   la   que   más   se   ha escrito.    Un    variopinto    elenco    de    escritores    y    artistas    se    han valido   de   ella   para   conseguir   la   anhelada   inspiración   de   sus obras    a    lo    largo    de    los    siglos,    abarcando    desde    los    hechos históricos   acaedidos   durante   la   conquista   del   Reino   de   Granada y   las   posteriores   sublevaciones   de   los   moriscos,   su   naturaleza   y etnocultura,     sus     indescriptibles     paisajes     y     sus     peculiares habitantes,    …    o    simplemente    relatando    sus    propios    viajes, aventuras y desventuras. Por    citar    algunos:    Juan    Rufo    (La    Austríada    -1584),    Diego Hurtado    de    Mendoza    (La    Guerra    de    Granada    publicada    en 1610),    Luis    del    Mármol    Carvajal    (Historia    de    la    rebelión    y castigo   de   los   moriscos   -1600),   Bernardo   de   Balbuena,…   o   los más   recientes      Federico   García   Lorca ,   Rafael   Gómez   Montero, Fidel   Fernández   Martínez,   Joaquín   Bosque   Maurel,   Julio   Caro Baroja ,   Paul   Voigt,   Gregorio   Marañón,   Rafael   Guillén,   José   G. Ladrón   de   Guevara,   José   Alberto   López   Tovar,   Harold   López Méndez, Federico Olóriz Aguilera, Antonio Gala,… A    partir    del    siglo    XIX    se    produjo    el    inicio    de    los    viajes    de placer,    sobre    todo    de    las    clases    acomodadas    europeas.    Los escritores    románticos    empezaron    a    viajar    por    Granada    y    La Alpujarra   por   la   orla   de   misterio   y   leyenda   que   contagiaba   esta zona.    Entre    ellos,    Richard    Ford    (Manual    para    viajeros    por Andalucía   y   lectores   en   casa),   Charles   Didier   (Un   viaje   a   La Alpujarra   en   1836)   que   vino   buscando   “alcornoques   seculares   y robles   antediluvianos”   y   se   pone   a   buscarlos   en   el   cauce   del Guadalfeo      donde      casi      se      ahogan      él,      sus      guías,      los guardaespaldas,    y    los    caballos    en    la    Junta    de    los    Ríos    en Órgiva ,…   Ya   en   siglo   XX,   el   hispanista   inglés   Gerald   Brenan   esboza   un   retrato   ameno   de   la   zona   (Al   Sur   de   Granada),   pero es   el   suizo   Jean   Christian   Spahni    (La   Alpujarra,   La   Andalucía Secreta)   quien   lleva   a   cabo   uno   de   los   más   amenos   estudios etnológicos    y    geográficos    de    La    Alpujarra    de    mediados    del siglo   XX,   denotando   desde   el   principio   una   gran   apreciación por la cultura popular y los alpujarreños.     Entre    los    autores    de    libros    de    viajes        españoles:    Miguel    J. Carrascosa   Salas   (La   Alpujarra),   Eduardo   Castro   (Guía   General de     la     Alpujarra),     José     Guglieri     Arenas     (En     los     Alpes Alpujarreños),      Francisco      Izquierdo      (El      Apócrifo      de      La Alpujarra    Alta),    Antonio    Rubio    (Del    mar    al    cielo),    Juan    M. Jerez    Hernández    (Toda    la    Alpujarra)…    y    el    pionero    en    la literatura    de    viajes    española,    Pedro    Antonio    de    Alarcón     (La Alpujarra:    sesenta    leguas    a    caballo    precedidas    de    seis    en diligencia   –   en   1872).   Hoy   día,   en   la   era   de   Internet,   multitud   de sitios   web   albergan   amplias   guías   sobre   La   Alpujarra,   baste poner   en   el   buscador   Google   “alpujarra”   para   obtener   más   de un millón de páginas. La   mayor   parte   de   los   escritores   mencionados   anteriormente, junto      con      músicos,      pintores,      dibujantes,      fotógrafos,      se enamoraron    de    esta    comarca    que,    con    poco    empeño    que    se ponga,   te   sabe   agradecer   una   visita   si   sabes   observar,   sentir   y escuchar.   En   honor   a   los   que   supieron   vivir   y   que   vivirán   La Alpujarra,    incluso    de    los    que    no    se    citan    por    cuestión    de espacio, se dedican los siguientes itinerarios.
Pedro   Antonio   de   Alarcón    y   su   obra   “La   Alpujarra:   sesenta   leguas   a   caballo precedidas   de   seis   en   diligencia”   es   la   inspiradora   de   este   itinerario   que   intenta cubrir    todas    las    poblaciones    visitadas    en    1872.    Novelista    nacido    en    Guadix (Granada)   en   1833,   fue   uno   de   los   autores   españoles   más   importantes   del   Siglo XIX.   Entre   sus   obras   más   importantes   destacan   además   de   la   mencionada:   Diario de   un   testigo   de   la   guerra   de   África   (1859),   De   Madrid   a   Nápoles,   (1861),   El sombrero   de   tres   picos   (1874),   El   escándalo   (1875),   El   niño   de   la   bola   (1878)   y   La pródiga (1880). Imbuido   por   el   romanticismo   de   la   época,   junto   a   unos   cuantos   amigos   viajeros   y una   carga   impresionante   de   todos   los   libros   escritos   sobre   La   Alpujarra   y   los moriscos,   comienza   desde   Granada   el   viaje   soñado   ya   desde   su   infancia.   Se mezcla   el   realismo   de   los   personajes,   de   la   naturaleza,   con   las   clásicas   leyendas   y hechos   históricos   del   final   del   Reino   Nazarí   y   la   posterior   Guerra   de   Granada. Después   de   atravesar   el   Valle   de   Lecrín,   el   “Valle   de   la   Alegría”,   pasa   por   el Puente de Tablate para entrar en La Alpujarra. De   Lanjarón ,   por   la   A-348,   se   llega   a   Órgiva    del   que   Pedro   Antonio   de Alarcón     cuenta    de    su    entorno:    “Ya    engolfados    en    el    campo,    todas    nuestras observaciones    y    pláticas    contrajéronse    al    estudio    o    a    la    enumeración    de    las bellezas   silvestres   en   que   también   abunda   aquel   privilegiado   suelo.   Su   flora,   su fauna,   sus   montes,   sus   ríos,   sus   más   célebres   paisajes,   todo   lo   trajimos   a   colación durante   un   largo,   deleitoso,   inolvidable   paseo   por   huertas,   campiñas,   naranjales y   numerosísimos   ejércitos   de   alineados   olivos...   Y   de   lo   que   allí   observamos   y platicamos resultan, entre otras cosas, las particularidades siguientes: Muchos   pueblos   de   los   que   componían   la   antigua   Taha   de   Órgiva ,   hállanse enclavados    en    una    gigantesca    loma    que    se    desprende    del    Veleta,    haciendo pendant con la de Lanjarón . Al   Este   de   la   villa   hay   una   descomunal   ladera   muy   pendiente,   pero   toda   ella cultivada,   donde,   por   más   señas,   verdeaban   a   la   sazón   las   esperanzas   de   una   gran cosecha de cereales. Y   por   todos   lados,   en   la   Sierra   como   en   el   río,   en   lo   llano   como   en   lo   escabroso, corresponde   al   favor   de   los   elementos,   amigablemente   concertados   en   obsequio de    aquel    país,    una    exposición    universal    de    vegetales,    desde    el    árbol    más corpulento   a   la   hierba   más   humilde,   desde   los   que   sudan   goma   en   el   Ecuador hasta los que crujen de frío más allá de los Círculos Polares. Sólo   Sierra   Nevada   y   el   sol   de   Berbería,   puestos   de   acuerdo,   producirían   tales milagros.” Llegamos    a    Torvizcón     (“Torbiscon    y    su    rambla”),    en    el    que    se    toma    una pequeña   y   revirada   (sobre   todo   al   principio)   carretera   que   comienza   a   la   derecha antes   de   finalizar   el   pueblo   y   finaliza   en   la   GR-5204,   (OPCIONAL)   o   podríamos andar   el   Sendero   de   Pedro   Antonio   de   Alarcón    para   subir   la   Contraviesa.   Desde este    punto,        el    escritor    relata    que:    “El    cielo    avanzó    por    encima    de    nuestras cabezas,   como   un   mar   que   rompiera   sus   diques,   e   invadió   un   inmenso   espacio circular,   anegando   y   sepultando   bajo   sus   olas   todos   los   montes   que   hasta   allí   nos habían parecido insuperables... Sólo     nosotros     quedamos     flotando     en     el     general     diluvio...     Sólo     nosotros dominamos entonces, en muchas leguas a la redonda, la vacía soledad del aire. La Alpujarra entera estaba a nuestros pies.” En   el   cruce   se   toma   a   la   derecha,   en   dirección   al   Haza   del   Lino   y   sus   alcornoques centenarios    para    arribar    despues    por    la    GR-4131    a    Sorvilán    y   Albuñol . (OPCIONAL)   Podríamos   ascender   un   poco,   visitar   la   entrada   de   la   Cueva   de   los Murciélagos    y    las    Angosturas    de    Albuñol ,    y    después    dar    una    vuelta    por    el Albondón  de las infinitas bodegas. Se   desciende   hasta   La   Rábita   por   la   A-345,   bordeando   la   costa   de   Granada   y Almería   por   la   N-340a,      se   recomienda   tomar   unos   baños   en   la   playa   o   en   alguna escondida   cala   y   llegar   a   Adra.   Por   la   A-347   atravesamos   Berja,   para   tomar   a   su salida    la    AL-1175    dirección    Turón ,    haciendo    una    parada    en    el    dique    del Pantano   de   Benínar,   que   esconde   sumergido   bajo   sus   aguas   a   este   pueblo.   Este tramo   de   Albuñol   –   Adra   -   Turón ,   el   escritor   lo   recorre   en   sentido   inverso   en   una sola   tarde   en   compañía   de   su   hermano,   después   de   una   infernal   galopada   digna del   más   valiente   caballero   andalusí.   Un   adagio   español   lo   expresa   así:   “No   hay hombre cuerdo a caballo.” Por   aquel   entonces,   Murtas   tenía   una   importante   producción   de   aguardiente   y antes   de   preparar   el   descenso   en   la   “expedición   a   Cádiar    y   a   la   Sierra”   hay   que desayunar: “Mande   usted   que   echen   una   lágrima   de   cualquier   cosa   a   estos   pobres   lectores!... ¡Aunque   sea   una   gota   de   aguardiente   sin   rebajar!   -¿Quién   se   para   en   grados cuando    el    termómetro    marca    uno    bajo    cero!    -Y,    por    lo    que    hace    a    nosotros, queremos   desayunarnos   con   gachas...   ¿lo   oye   usted?...   con   gachas   de   las   que comen   los   pastores;   con   gachas   de   caldo   colorado   y   muy   picante,   que   nos   caliente el    estómago    antes    de    ponernos    en    camino.-    El    chocolate    es    bueno    para    las monjas.” Corona   este   pueblo   el   Cerrajón   de   Murtas,   siendo   la   delimitación   geográfica   de La   Alpujarra   propuesta   por   Alarcón,   una   de   las   más   simples   y   claras:      “todo   lo que    queda    dentro    del    horizonte    sensible    que    se    abarca    desde    las    cimas    del Cerrajón de Murtas;”. El   descenso   de   la   Contraviesa   se   realiza   por   la   GR-5202,   pasando   al   lado   de Mecina   Tedel,   Cojáyar   y   Jorairátar,   pasando   al   lado   de   los   restos   romanos   del Castillo   Juliana.      (OPCIONAL)   Se   podría   descender   también   por   el   sendero   de Mecina   Tedel   a   Cojayar,   que   con   toda   probabilidad   fue   el   que   utilizó   el   escritor, al igual que la Senda de La Alpujarra GR142 desde Jorairátar a Cádiar . En   el   cruce   con   la   A-348   la   tomamos   a   la   izquierda,   pasando   por   Yátor   dirección   a Cádiar ,    “…    patria    y    residencia    habitual    de    D.    FERNANDO    el    Zaguer,    y algunas   veces   corte   del   mismo   ABEN-HUMEYA”   y   añade   el   escritor   que   “   ...sus grandes   casas   rodeadas   de   huertas   y   jardines,   sus   oscuros   olivares,   su   refulgente río,   sus   floridos   campos;   la   poética   bruma   que   se   resistía   a   dejar   las   alamedas,   el radiante   azul   del   cielo   a   que   no   lograba   subir   aquella   bruma,   y   el   alegre   Sol   que plateaba   las   cercanas   nieves,   doraba   los   edificios,   relucía   en   las   aguas,   argentaba la   misma   niebla   y   convertía   en   penachos   de   colores   las   columnas   de   humo   de   los hogares...”.   (OPCIONAL)   Es   ineludible   pasear   por   la   cercana   Narila,   de   la   que “…No   faltó   quien   nos   indicase   entonces   cuál   de   los   vetustos   olivos   que   vimos   en los   alrededores   del   lugar   era   segurísimamente   la   famosa   olivera   a   cuya   sombra, según los historiadores, fue coronado ABEN-HUMEYA Rey de Granada....”. Abandonámos   la   A-348   para   subir      por   la   GR-4130   hacia   Yegen   y   Válor ,   en   el que   recuerda   el   Puente   de   la   Tableta   y   con   amargura   las   Fiestas   de   Moros   y Cristianos,   para   continuar   por   Mecina   Alfahar,   Mairena    hasta   Laroles    donde antes   de   irse   a   dormir   el   escritor   nos   cuenta   que   “Ya   muy   tarde,   nos   asomamos   a un   balcón,   a   fin   de   contemplar   la   Alpujarra   a   luz   de   la   Luna.   ¡Era   la   última   vez (acaso   en   toda   nuestra   vida)   que   podríamos   disfrutar   de   aquel   grandiosísimo espectáculo!...”. (OPCIONAL)      Desde   Nechite   se   puede   tomar   el   Sendero   GR7,   por   Mairena Júbar   y   Laroles ,   para   bajar   a   Picena   por   el   Sendero   de   Joplón,   ya   que   estas   sendas son los antiguos Caminos Reales que utilizaría Pedro Antonio de Alarcón . Se   desciende   de   “la   sierra”   a   la   izquierda   por   la   A-337,   pasando   por   Picena   y Cherín,   para   tomar   la   antigua   carretera   A-348   hasta   la   ciudad   de   Ugíjar ,    donde finaliza el itinerario y de la que el escritor nos cuenta: Ugíjar ,   la   antigua   ciudad,   la   verdadera   metrópoli   de   la   Alpujarra,   acababa   de aparecer   también   a   nuestros   ojos,   pero   no   encaramada   en   un   monte,   ni   escondida en   una   rambla,   ni   opresa   en   un   barranco,   como   los   demás   pueblos   de   aquel enmarañado   país,   sino   aristocráticamente   extendida   al   pie   de   la   Sierra,   en   un terreno   casi   llano,   en   medio   de   una   tierra   feracísima,   con   su   horizonte   propio, cercado de montañas ajenas”.
 LANJARÓN –  ÓRGIVA – TORVIZCÓN – SORVILÁN – ALBUÑOL ALBONDÓN - LA RÁBITA  - ADRA - BERJA - TURÓN - MURTAS  - MECINA TEDEL - COJÁYAR  - JORAIRÁTAR – YÁTOR - CÁDIAR  - NARILA - YEGEN  - VÁLOR – NECHITE - MECINA ALFAHAR - MAIRENA  - LAROLES  - PICENA  - CHERÍN - UGÍJAR LONGITUD:   226 kms. DURACIÓN SIN PARADAS:   4 HORAS  42´.
ETAPA 1
ETAPA 2
Gerald   Brenan ,   escritor   e   hispanista   británico,   nació   en   Sliema,   Malta   en   1894. Influenciado    por    los    viajeros    románticos    del    XIX,    viaja    al    sur    de    España buscando    un    lugar    lo    suficientemente    barato    y    atractivo    que    le    permitiera dedicarse    a    sus    aficiones    favoritas:    leer,    escribir    y    caminar.    Después    de    un penoso   periplo   lo   encuentra   en   el   pueblo   de   Yegen   en   1920.      Por   su   casa,   a   partir de   los   años   veinte,   pasaron   buenas   temporadas   sus   amigos   y   famosos   en   la Inglaterra   de   aquel   tiempo:   Virginia   Woof,   Lytton   Strachey,   Roger   Fry,   Ralph Partridge   y   Dora   Carrington.   Se   casó   en   1930,   con   la   poetisa   estadounidense Gamel Woolsey. A    partir    de    1939    Gerald    Brenan     se    dedicó    a    la    redacción    de    su    obra    más reconocida,   “El   laberinto   español”   (1943),   que   fue   uno   de   los   primeros   estudios   publicados   sobre   las   causas   de   la   guerra   civil   española.   A   ésta   siguieron,   entre otras   obras,   “La   faz   de   España”   (1950)   en   la   que   expone   sus   investigaciones   sobre el   asesinato   de   Federico   García   Lorca    -indagó   hasta   encontrar   el   lugar   en   el   que supuestamente   el   poeta   yace      junto   a   un   banderillero   y   un   maestro   de   escuela- “Historia   de   la   literatura   española”   (1951),   y   “Al   Sur   de   Granada”(1957).   Gerald   Brenan   es   junto   a   Ian   Gibson   -que   vive   en   el   Valle   de   Lecrín-   y   Paul   Preston,   uno de los principales hispanistas del Siglo XX procedentes de las Islas Británicas. Recientemente   se   ha   creado   la   Asociación   de   Investigadores   por   Gerald   Brenan , que   propone   la   creación   de   una   Ruta   que   recorra   los   lugares,   de   Granada   y Málaga,   que   fueron   visitados   por   el   escritor.   Su   propuesta   se   realiza   partiendo   de Granada    y    discurre    por    los    siguientes    pueblos:    Granada,    Armilla,    Alhendín, Otura,     La     Malahá,     Escúzar,     Ventas     de     Huelma,     Agrón,     Fornes,     Jayena, Bermejales,    Arenas    del    Rey,    Jata,    Cacín,    Alhama    de    Granada,    Ventas    de Zafarraya,   Viñuela,   Puente   de   Don   manuel,   Portugalejo,   Canillas   de   Aceituno, Sedella,    Salares,    Corumbelos,    Daimalos,    Canilla    de    Alba,    Cómpeta,    Arenas, Sayalonga,    Algarrobo,    Vélez        Málaga,    Torrox,    Frigiliana,    Nerja,    Maro,    La Herradura,   Almuñécar,   Salobreña,   Motril,   Almegíjar ,   Cástaras ,   Lobras ,   Cádiar , Murtas ,    Mecina    Bombarón ,    Yegen,    Válor ,    Mecina    Alfahar,    Ugíjar ,    Mairena , Yátor,   Alcútar,   Bérchules ,   Juviles ,   Trevélez ,   Busquístar ,   Pórtugos ,   Pitres ,   Mecina Fondales y Mecinilla. La   Ruta   que   se   plantea   a   continuación,   en   función   de   la   propuesta   anterior, recorre   los   pueblos   alpujarreños   mencionados,   haciendo   especial   alusión   a   los dos    en    los    que    el    escritor    vivió    más    tiempo:    Yegen    a    mitad    de    recorrido    y Mecinilla   al   final.   Los   textos   extraídos   pertenecen   a   la   obra   “Al   Sur   de   Granada” (1974)   que   ha   sido   llevada   al   cine   por   Fernando   Colomo   y   en   la   que   el   actor Matthew    Goode    interpreta    al    escritor-senderista,    extrayendo    el    romance    con Juliana (Verónica Sánchez). Gerald    Brenan    parte    de    Granada    hacia    las    Ventas    de    Huelma,    Ventas    de Zafarraya,   cruza   la   Sierra   de   Tejeda   entrando   en   la   Axarquía,   pernocta   en   Sedella y vuelve a la costa de Granada, desde donde asciende buscando La Alpujarra. El    primer    pueblo    mencionado    por    la    Asociación    es    Almegíjar ,     al    que llegaríamos    por    la    costa    desde    la    A-346,    la    A-348    y    la    GR    4130    después    de Torizcón.   Aunque   por   razones   logísticas   –los   autobuses   que   llegan   o   parten   a   los pueblos   de   La   Alpujarra   siempre   hacen   una   parada   aquí-   se   puede   empezar también en Órgiva , pueblo muy visitado y descrito por Gerald Brenan. Alcanzamos   Cástaras    y   su   anejo   Nieles   por   la   GR-4200,   continuando   por   un vertiginoso   camino   que   comunica   este   anejo   con   Tímar   y   Lobras ,   llegamos   a Cádiar     por    la    A-348,    que    continuamos    para    pasar    por    Yátor    y    Ugíjar . Ascendemos   ahora   por   la   GR-4126   para   conectar   con   a   GR-4130   que   tomamos   a la   izquierda   hacia   Válor    (OPCIONAL)   o   podríamos   tomarla   a   la   derecha   hacia Mairena , donde Brenan estuvo buscando casa. Después   de   Válor    llegamos   a   Yegen ,   motivo   principal   del   itinerario,   del   que   el Don    Geraldo    escribió    en    “Al    Sur    de    Granada”    que    “…su    situación    física estimulaba   la   imaginación.   Se   alzaba   a   unos   mil   doscientos   metros   sobre   el   mar, sobre   una   suave   ladera   montañosa   surcada   por   arroyuelos,   moteada   de   rocas grises,   coloreada   con   el   verde   de   los   álamos,   de   las   mieses   y   de   toda   clase   de árboles   frutales,   se   agrupaba   como   una   colonia   de   nidos   de   golondrinas   colgados sobre   el   vacío.   Mirando   hacia   abajo   desde   cualquiera   de   sus   azoteas   la   ladera parecía   precipitarse   en   rápidas   gargantas   rojizas   que   formaban   un   dédalo   de ramblas   o   arroyuelos   arenosos.   El   ojo   se   zambullía   no   en   un   valle   encerrado entre   montañas,   sino   más   bien   en   una   hoya   recorrida   y   ondulada   por   valles.” Continuando   con   que   Yegen   “…daba   la   impresión   de   descansar   en   una   gran elevación,   sobre   el   resto   del   mundo.   Grande   era   la   soledad   y   el   silencio,   roto únicamente   por   los   ruidos   de   la   aldea   y   el   rumor   de   las   corrientes   de   agua.   Se sentía   cómo   el   aire   le   rodeaba   a   uno,   vas¬tas   masas   de   aire   que   me   bañaban   de manera   singular,   como   jamás   había   experimentado   en   otra   parte.   Montañas   y nubes   eran   elementos   capitales.   Unos   treinta   kilómetros   más   allá,   al   otro   lado del   espacio   transparente,   emergían   las   cimas   achatadas   de   la   Sierra   de   Gádor, desnuda,    azul    o    amarillo    ocre,    sin    árboles,    sin    agua,    y    que    cubría    más    de seiscientos   cuarenta   kilómetros   cuadrados   de   terreno.   En   invierno,   unos   pocos pastores   llevaban   sus   rebaños   a   pastar   allí,   y   en   la   noche   de   Todos   los   Santos encendían   fogatas   para   alejar   a   los   malos   espíritus.”   (OPCIONAL)   En   Yegen podremos   recorrer   el   Sendero   de   Gerald   Brenan,   y   pasar   por   el   Peñón   del   Fuerte y las Peñas de la Encantanda con leyenda incluida. Desde    Yegen    seguimos    en    dirección    Oeste    por    la    GR-4130    hacia    Mecina Bombarón     (del    que    escribe    que    es    “…    un    pueblo    grande,    parcialmente encalado   y   con   muchas   casas   grandes   diseminadas   entre   bosques   de   castaños. Tiene   un   carácter   completamente   diferente   al   de   Yegen,   con   un   aspecto   frío   y nórdico,   y   goza   de   celebridad   gracias   a   sus   manzanas   y   patatas”)   y   Bérchules . A    este    último    pueblo    llega    Brenan    a    cenar    después    de    una    caminata    desde Granada,   pasando   por   la   Laguna   de   Vacares,   que   nos   relata   así:   “…   me   entró   la locura   de   hacer   el   viaje   desde   Granada   hasta   mi   casa,   andando,   en   un   solo   día. Salí   de   la   ciudad   a   las   tres   de   la   madrugada,   llegué   al   pueblo   de   Güejar   Sierra   al amanecer   y   encontré   un   bar   abierto,   donde   tomé   un   vaso   de   café.   Desde   allí hasta    la    depresión    de    la    laguna    de    Vacares    hay    una    subida    casi    continua    y próxima   a   los   dos   mil   quinientos   metros,   y   al   encontrarme   envuelto   en   una   nube en   la   cima   tuve   la   suerte   de   poder   ver   la   laguna   bajo   su   aspecto   más   solemne   y misterioso:   un   bloque   de   hielo   flotaba   todavía   en   su   superficie   y   un   cuervo graznaba   en   la   niebla   que   se   rasgaba   y   cerraba   a   mi   alrededor.   No   había   rastro, sin   embargo,   de   pájaro   blanco   alguno,   pese   a   que   me   senté   al   borde   del   agua   a tomar   mi   almuerzo   de   pan   e   higos   secos.   Luego,   al   descender   a   El   Horcajo,   pude comprobar    que    los    pastores    se    habían    marchado    y,    tras    perder    mi    camino durante   un   rato   en   la   niebla,   llegué   al   castañar   de   Bérchules    hacia   las   seis   de   la tarde.   Allí   tomé   café   y   jamón   con   huevos,   emprendí   la   ruta   normal   al   oscurecer   y llegué    a    casa    a    las    diez    de    la    noche.    Fue    un    largo    paseo    —unos    noventa kilómetros—,   pero   en   las   montañas   uno   puede   caminar   sin   detenerse   nunca.” (OPCIONAL)   Con   toda   probabilidad,   para   llegar   a   Bérchules ,   tomaría   el   que   es hoy es el Sendero de la Junta de los Ríos. Continuamos   por   la   GR-4132   dirección   Juviles    para   llegar   a   Trevélez .   El escritor    nos    cuenta    en    el    Capítulo    X    dedicado    a    las    creeencias    y    rituales alpujarreños    que    este    pueblo    “…se    levanta    a    una    altura    de    más    de    mil quinientos   metros   sobre   el   mar   y   que   es   —creo—   la   aldea   más   alta   de   Europa, tenía   una   gran   reputación   en   cuanto   a   hechicería   (existe   una   relación   matemática que   relaciona   el   número   de   hechiceras   en   España   y   la   altura   sobre   el   nivel   del mar)   e   incluso   se   dice   que   los   famosos   jamones   que   vienen   de   allí   y   solían venderse   en   Fortnum   y   Masón,   deben   su   sabor   peculiar   a   los   hechizos   lanzados sobre   ellos.”   También   que   los   ganaderos   subían   a   la   sierra   durante   dos   meses   y se alimentaban “solo” de leche cuajada, quesos frescos y gachas. Atravesamos    Busquístar ,    Pórtugos     y    Pitres     para    tomar    después    a    la izquierda    la    GR-4134    cruzar    Mecina    y    finalizar    el    recorrido    en    Mecinilla,   pequeño   pueblo   del   municipio   de   La   Taha    en   el   que   vivió   Gerald   Brenan   su última   estancia   alpujarreña   en   la   década   de   los   setenta   del   siglo   pasado.   En   este municipio   se   han   celebrado,   con   ánimo   de   continuarlas   en   los   proximos   años, unas Jornadas dedicadas al escritor.  
ÓRGIVA - ALMEGÍJAR - CÁSTARAS - NIELES – TÍMAR - LOBRAS - MURTAS CÁDIAR - YÁTOR - UGÍJAR - MECINA ALFAHAR - MAIRENA - VÁLOR - YEGEN – MECINA BOMBARÓN - ALCÚTAR - BÉRCHULES - JUVILES - TREVÉLEZ - BUSQUÍSTAR - PÓRTUGOS - PITRES - MECINA FONDALES - MECINILLA. LONGITUD:   131 kms. DURACIÓN SIN PARADAS:   3 HORAS.
ETAPA 1
ETAPA 2
Jean-Christian    Spahni ,    arqueólogo    y    antropólogo    autodidacta,    nació    en    1923. Rechazado   en   principio   por   los   medios   academicistas   suizos,   dedicó   gran   parte de   su   vida   a   alterar   la   visión   europea   sobre   los   indios   sudamericanos   mediante   la utilización     intensa     de     publicaciones     y     conferencias,     testimoniando     sus investigaciones   a   través   de   la   fotografía,   la   grabación   y   el   cine,   y   difundiéndolas a   través   de   periódicos,   la   radio   y   la   televisión   para   compartir   su   entusiasmo   y amplios   conocimientos.   Fue   también   el   fundador   del   Museo   Arqueológico   de Calama    (Perú)    que    aloja    gran    parte    de    sus    descubrimientos.    Sus    obras    más importantes   son:   L'Alpujarra:   secrète   andalousie   (1959),   La   Cerámica   popular   del Perú        (1966),    Les    Indiens    des    Andes:    Pérou-    Bolivie-    Équateur    (1974),    Mates decorados del Perú  (1969), Pérou (1970). Antes    de    irse    a    Sudamérica    y    Filipinas,    llegó    a    España    en    1954    y    estuvo realizando    una    excavación    arqueológica    en    Píñar    (Granada)    iniciando    los trabajos   en   la   Cueva   de   las   Ventanas   y   en   la   Carigüela,   famosas   posteriormente por   sus   restos   prehistóricos.   Y   se   dedica   a   recorrer   y   a   conocer   de   verdad   La Alpujarra,   siendo   su   obra,   el   más   completo   tratado   antropológico   de   esta   comarca y   de   sus   habitantes.   “La   Alpujarra.   Andalucía   Secreta”   –editada   en   español   en   el año   1983-   es   una   nítida   imagen   que   se   distancia   de   la   típica   literatura   de   viajes   y del   puro   tratado   científico,   mostrando   cercanía   y   respeto,   tanto   a   los   humildes habitantes de la sierra como a su cultura, dignos de más reconocimiento. El    itinerario,    que    se    inicia    también    en    Órgiva ,   parece    el    más    corto    de    los expuestos   hasta   el   momento,   pero   también   es   el   que   realiza   el   mayor   número   de personas    que    entran    a    conocer    o    visitar    La    Alpujarra.    Se    toma,    como    diría Spahni ,   por   “Los   caminos   de   la   montaña”,   la   GR-4132.   (OPCIONAL)   Al   poco podríamos   desviarnos   hacia   Cáñar ,   pueblo   al   que   Felipe   II   otorgó   el   título   de Villa    por    haber    apresado    a    Aben    Farax,    lugarteniente    de    Aben    Humeya, asignándole   una   deuda   anual   de   180   vellones   de   oro,   que   no   fue   empezada   a pagar   hasta   un   par   de   siglos   después.   Muy   originales   son   también   las   fiestas llamadas   “Música   de   las   Mozuelas”,   que   se   celebran   entre   la   madrugada   y   el resto   del   día   28   de   diciembre:   los   vecinos   de   Cáñar    tienen   fama   de   aficionados   a la    poesía    y    por    ello    dan    rienda    suelta    a    su    creatividad    en    forma    de    coplas cantadas;   antiguamente,   los   jóvenes   salían   por   la   noche   en   grupos   de   rondallas   y cantaban serenatas a sus enamoradas. Pasamos   ahora   justo   por   encima   de   Carataunas ,   donde   se   celebran   todos   los años   “Los   Mundiales”,   con   concursos   de   comedores   de   flanes   y   otros   por   el estilo.    Carataunas     significa    “    lugar    tranquilo”    y    cerca    de    este    pueblo    pasa algunas   temporadas   el   dibujante   humorista   Martínmorales.   Al   pasar   este   pueblo hay   que   estar   atentos   y   ver   la   ermita   del   Padre   Eterno,   que   es   de   las   pocas   del mundo    que    están    consagradas    a    esta    entidad.    Un    poco    más    adelante,    a    la izquierda   parte   la   carretera   de   Soportújar ,   del   que   Spanhi   comenta   que   “Esta aldea   merece   un   alto   en   el   camino   debido   al   panorama   que   se   disfruta   sobre   el valle   y   a   su   típica   arquitectura:   callejuelas   estrechas   y   tortuosas,   casas   de   piedras, blanqueadas   con   cal,   orientadas   hacia   el   sur,   balcones   llenos   de   flores,   graneros ampliamente     abiertos     y,     en     los     alrededores,     en     los     campos,     campesinos afanándose. La duda no tiene ya razón de ser: nos hallamos en la Alpujarra.”. Continuamos   por   la   GR-4132,   hasta   que   en   una   de   las   múltiples   curvas   vemos   a nuestra   derecha   el   gran   corte   del   Barranco   de   Poqueira,   del   que   nos   cuenta   el escritor   mencionado   que   “Se   debe   a   Gustave   Doré   un   dibujo   del   barranco   de Poqueira   que   impresionó   a   los   escritores   románticos,   a   Charles   Davilliers   en particular,   por   su   profundidad   y   sus   dimensiones.   El   espectáculo   es   ciertamente atrayente,   pero   guardémonos   de   exagerar.”   Y   después   de   criticar   con   lógica   el impacto   negativo   de   la   central   eléctrica   –recuerdo   haber   visto   una   fotografía antigua   anterior   a   la   central,   de   un   molino   hidráulico   mozárabe   de   piedra   del que    salían    por    sus    bocas    unos    impresionantes    chorros    que    proyectaban    en horizontal   varios   metros   de   agua   que   volvían   a   caer   en   una   espectacular   cascada de   rocas-   nos   relata   cómo   son   los   pueblos:   “Construidas   unas   encima   de   otras,   se hallan    estas    tres    aldeas:    Pampaneira ,    Bubión     y    Capileira ,    dominadas    por    el Veleta    cuyo    acceso,    desde    esta    última,    es    fácil.    Una    cascada    de    cultivos,    de tejados   grises   y   planos   y,   en   cada   localidad,   gentes   hospitalarias,   adorables   casas antiguas,   flores   en   todas   las   ventanas,   un   aroma   a   pan   recién   hecho,   a   madera   de castaño   y   a   pizarra.”.   Hoy   día,   el   Barranco   de   Poqueira   está   declarado   como Conjunto Histórico. Pampaneira    es   la   parada   obligada   al   llegar   al   Barranco,   con   infinidad   de tiendas   de   artesanía   y   telares   de   jarapas   auténticas   alpujareñas,   y   un   bullicio mañanero   propio   de   una   gran   ciudad,   que   se   silencia   rápidamente   al   callejear   un poco.   Para   llegar   a   Bubión    es   necesario   tomar   el   siguiente   cruce   a   la   derecha,   por la   GR-4129   y   no   podemos   dejar   de   ver   su   museo   y   telar.   De   Bubión    se   cuenta   la leyenda del “castaño gordo”  al que juzgaron y quemaron por hereje. Capileira ,  
ÓRGIVA - CÁÑAR - CARATAUNAS - SOPORTÚJAR – PAMPANEIRA – BUBIÓN - CAPILEIRA LONGITUD:   34 kms. DURACIÓN SIN PARADAS:    1 h. 8´.
Se    proponen    TRES    ITINERARIOS    uniendo    los    pueblos    que según   sus   obras   recorrieron   tres   escritores:   el   novelista   español Pedro   Antonio   de   Alarcón ,   el   hispanista   inglés   Gerald   Brenan    y el    sociólogo    suizo    Jean    Christian    Spahni .    Se    podrían    haber elegido   otros   escritores,   pero   los   mencionados   son   quizás   los que más se han recorrido y leído esta tierra. En   toda   La   Alpujarra   se   pueden   encontrar   referencias,   placas commemorativas,   nombres   de   calles      o   plazas,   de   estos   autores. Sus    títulos,    referidos    a    La    Alpujarra ,    son    por    lo    general, entretenidos,   no   son   excesivamente   extensos   y   sobre   todo,   nos animan   a   venir   a   La   Alpujarra :   a   contemplar   sus   paisajes,   a valorar sus recursos y a conocer sus gentes. ITINERARIO   1.   Es   de   tipo   lineal,   si   se   parte   desde   Granada comienza     en     Lanjarón      y     finaliza     en     Ugíjar .     Los     desvíos opcionales    son    por    los    caminos    tradicionales,    que    por    lo general,     no     están     asfaltados,     a     veces     utilizando     senderos señalizados    o    sendas    casi    desaparecidas;    estos    desvíos    se pueden    realizar    a    pie,    a    caballo    o    bicicleta    de    montaña, acompañados siempre con un experto. ITINERARIO    2.    De    tipo    casi    circular    (si    se    conecta    con    el Itinerario   3),   entra   por   la   carretera   de   la   costa   desde   Motril   y Vélez   Benaudalla   para   llegar   a   Yegen   y   Mecinilla   ( La   Taha ),   con desvíos opcionales de interés. ITINERARIO    3:    De    tipo    lineal,    parte    desde    Órgiva     hasta    el Barranco    del    Poqueira,    con    pequeños    desvíos    opcionales    de interés a los pueblos del recorrido.
RUTAS